PUEBLA, Puebla.- Las Chivas aprovecharon un Estadio Cuauhtémoc pintado de rojiblanco para zarandear categóricamente 3-0 al Puebla, que terminó con dos hombres menos.

Así, el cuadro tapatío entró por primera vez en zona de Liguilla en lo que va del Clausura 2016, mientras La Franja se complicó seriamente sus aspiraciones.

Un error en la salida por parte de Luis “El Macue” Robles abrió la puerta para la primera anotación del Rebaño, que después concluyó Carlos Cisneros de forma magistral.

El extremo del Guadalajara robó el esférico cerca de la media cancha, lo condujo hasta los linderos del área poblana y sacó un derechazo potente que se coló en el segundo poste del arco defendido por Fabián Villaseñor, reemplazo del suspendido Cristian Campestrini.

La única de peligro por parte del Puebla fue gracias a Damián Escudero, quien sirvió para Álvaro Navarro en pase filtrado a los 15 minutos; el delantero uruguayo la empalmó de primera de media vuelta, pero su disparo se fue a un costado.

Antes y después de eso, el dominio de Chivas fue total.

Tras el descanso, el visitante mantuvo el control del encuentro con posesión de balón y llegadas, como al minuto 50, cuando un pase filtrado de Isaac Brizuela para Carlos Peña terminó en un disparo demasiado cruzado y con poca potencia, cuando “Gullit” Peña encaraba a Villaseñor.

Al 58′, de nuevo Chivas buscó el segundo, con Carlos Salcido reventando el poste izquierdo en un potente disparo de derecha.

Las oportunidades llegaban en racimo, pero no el gol, hasta que al 67′ Ángel Zaldívar definió por arriba de Villaseñor tras recibir pase filtrado de Brizuela.

El marcador reflejaba con mayor claridad lo que había pasado en el partido.

Todavía el Guadalajara tuvo la chance de clavar el tercero con una pena máxima decretada luego de que Patricio Araujo evitó con la mano en la línea de gol un tiro de Omar Bravo, quien ya había evadido al arquero. El “Pato” vio la roja al 80′.

Eduardo “La Chofis” López, quien ingresó en el complemento, fue el encargado de cobrar, pero Villaseñor adivinó el tiro a su izquierda.

Al 86′, llegó el tercero, de Bravo, quien tiró raso y con poco ángulo ante la salida del arquero poblano. Más que la definición, lo impresionante del tanto fue la jugada, no por la ejecución del Rebaño, sino por la displicencia de La Franja: en tres toques le llegó el balón al delantero para encarar a Villaseñor y ni un solo mediocampista o defensa hizo sombra a ninguno de los rojiblancos que atacaban.

La “cereza en el pastel” contra el Puebla fue expulsión de Matías Alustiza por una entrada sin balón de por medio sobre Carlos Cisneros en la compensación.