Josemaría León Lara

Arranca el último mes de campañas y los diez partidos que veremos en las boletas electorales este próximo siete de junio harán su máximo esfuerzo por convencer al electorado para obtener el voto. Obvio en Aguascalientes, las preferencias electorales como es de costumbre, la decisión siempre se queda en únicamente dos partidos: el PAN y el PRI; lo triste es que los otros ocho partidos restantes también recibieron recursos, para financiar sus “campañas” a sabiendas que perderían.

Cambiando de tema, hace algunos días en el municipio de Ciudad Hidalgo, Michoacán, tuvo lugar un acontecimiento verdaderamente vergonzoso, poniendo a la luz una vez más que la clase política mexicana en general es un nido de ignorancia, charlatanería y carencia de sentido común, sin mencionar cosas mucho peores que todos ya sabemos.

Una Regidora del PRD, del municipio ya mencionado de nombre Belinda Hurtado Martín, regaló un limpiaparabrisas a un joven desempleado que se acercó a ella a pedirle apoyo. Cierto es que el joven sí buscaba un limpiaparabrisas y que no había logrado conseguir quien le regalara uno, además lo hacía con el argumento de que tiene que mantener a su familia. El tema detrás del asunto, es más oscuro que un simple obsequio por parte de la regidora, que tras el hecho, lo presumiera en redes sociales.

Lo triste es la poca sensibilidad en la dama en cuestión, no dudo de la nobleza en su corazón… pero si se acerca alguien en condición de desempleo, a sabiendas que es limpiaparabrisas y se tiene la posibilidad de canalizarlo a un empleo formal, no le regalas otro limpiaparabrisas y menos lo presumes en Facebook.

Por otro lado aquí en Aguascalientes, un candidato del Partido Humanista (no me pregunte qué cosa terrible es eso) de nombre Mauricio Alba, tuvo a bien decir que su “peor defecto es ser mexicano”, seguramente tiene sangre neozelandesa y por alguna extraña situación tuvo un encuentro surrealista con un chamán conocido como la política mexicana.

El video donde el candidato hizo tan “patriótica” declaración, se hizo viral en distintos medios electrónicos, provocando que por supuesto hubiera una nueva declaración al respecto para resolver el mal entendido; situación que resultó en obviedad saliéndose por la tangente y cambiar de tema radicalmente.

Estos son dos ejemplos aunque aislados, pero son situaciones que se viven todos los días y a todos los niveles de gobierno en nuestro amado país. Ahora bien, pensemos en un México dónde existiera un sistema de evaluación universal requerido para acceder a la política.

Hoy en día con la reforma educativa, los docentes deben aprobar los exámenes para poder enseñar, ¿Por qué los políticos no son evaluados para poder gobernar? Al menos es necesario tener un mínimo de sentido común, y tener conocimiento del puesto al que se aspira, así se acabaría con los chapulines, con los aviadores y con los compadrazgos que tanto daño le hacen a nuestro país.

Se acercan las elecciones, es momento de ir pensando con conciencia verdadera por quién votar.

Agradezco sus comentarios de la presente columna al correo: jleonlaradiaztorre@gmail.com

Twitter:@ChemaLeonLara