La planta COMPAS ya comenzó a realizar sus primeras pruebas de vehículos fabricados en Aguascalientes antes de salir al mercado y actualmente 1,935 personas ya trabajan en dicha planta, informó el delegado de la Secretaría de Economía, Gustavo Granados Corzo. Detalló que en noviembre deberá salir el primer auto de dicha armadora para su comercialización.
El funcionario federal informó que en días pasados, acompañó al gobernador Martín Orozco y al titular de la Sedec, Alberto Aldape Barrios, a una primera visita a la planta COMPAS, la cual actualmente opera con 1,935 trabajadores, quienes van a generar 700 coches de prueba que posteriormente serán destruidos completamente ante las autoridades de la Secretaría de Hacienda, acciones que, dijo, forman parte de los altos estándares que utiliza dicha armadora en sus procesos y de la capacitación que tienen los empleados aguascalentenses.
El delegado de la Secretaría de Economía destacó que las líneas de producción de dicha planta ya están instaladas y hay un proceso de contratación de personal y capacitación para llegar a un total de 3 mil 600 empleos. Además de que para noviembre deberá salir el primer vehículo para su comercialización.
“Ya están los empleados ahí, hay varios chasis armándose y vimos personas colocando las puertas. Incluso nos comentaron que hay pruebas de manejo muy estrictas para los vehículos que salen. A lo mejor en una semana recorren 30 mil o 40 mil kilómetros para revisar que no tengan fallas en sus pruebas”.
Gustavo Granados Corzo comentó que uno de los temas que les sorprendió fue el de las capacitaciones, ya que la planta COMPAS sigue procesos de los más básicos para un operador manual en los que en cuatro meses logran capacitarlos, pero hay otros para técnicos en los que la empresa invierte un año y medio de formación antes de ponerlos en operación en la planta.
“Y es muy importante decir que hay empleos de técnicos que ganan más que el directivo número uno de la Planta. Es una referencia que nos hicieron ahí de cómo valoran el ‘know how’, el conocimiento de la gente en el sector automotriz y yo creo que es muy importante que se siga apoyando este sector”.
En el tema de los salarios, el delegado de la Secretaría de Economía reconoció que el grueso de los obreros de la industria manufacturera ronda entre los 5 y 6 mil pesos. Sin embargo, puntualizó que en el caso de la planta COMPAS habrá una parte muy técnica, y esta armadora supera en un 15% la tecnificación de Nissan 2, lo que implica que los empleados son más capacitados en el uso de esas tecnologías y por ende deberán ser mejor pagados.
“No es que se estén reduciendo porque los robots están supliendo la mano de obra, sino que es más tecnificada la producción, los procesos son más rápidos y por lo tanto, esperamos que los salarios de estos técnicos sean mejores”.