Juan Manuel Figueroa
Agencia Reforma

GUADALAJARA, Jalisco 16-Mar .- Tiene constante diálogo con ellos, pero Rafael Márquez ya no sabe cuál es la mejor forma de dirigirse a los árbitros.
El capitán del Atlas se mostró intranquilo por la forma en que se han presentado los trabajos arbitrales que les han costado puntos en el Clausura 2916.
“Ya no sé en qué idioma hablarles porque les hablas bien y empiezan a… Bueno, mejor no hablo, ya me están haciendo hablar y mejor evitar”, dijo Márquez.
Esto después de que hubo información de que los silbantes no están de acuerdo con la forma en que el zaguero se dirige ante ellos, pero aceptó que hay veces que lo sacan de sus casillas.
“Es que no hay forma en qué les puedas hablar, uno trata de apoyarlos, de que los compañeros mismos no hablen con ellos, de que yo sea el encargado, pero después ellos no hacen bien su trabajo y eso te saca de quicio”, agregó.
Con experiencia europea, Márquez consideró que en el Viejo Continente el árbitro es más tolerante y permiten mayor diálogo.
“Sí, sin lugar a dudas, aquí es difícil a veces, aunque uno intenta a siempre al final no hacérselos amigos sino tratar de que haya una buena comunicación entre el capitán del equipo y el árbitro, pero al final no sé que pasa que se transforman y no hay esa comunicación y es cuando quizá nosotros a veces perdemos un poco la cabeza y sí hay que reconocer que a veces no ponemos de nuestra parte”, mencionó.

Tratará de que el equipo ya no hable del tema.
“No lo hemos hablado así pero deberíamos, al final es algo que no puedes competir contra eso, son decisiones que ellos toman y que no pueden cambiar, sólo exigimos que estén mejor preparados y no nomás para nosotros, hemos visto en cantidad de partidos que perjudican o benefician a otros equipos”, finalizó.
Rafa estuvo presente en la firma del contrato comercial del Atlas con la empresa de seguros de auto, Wibe, en la que también estuvo el presidente, Gustavo Guzmán.
Wibe aparecerá para el siguiente torneo en la playera de los Zorros.