El Síndrome de Turner ya es cubierto por el Fondo de Protección Contra Catastróficos del Seguro Popular; se presenta en una de cada dos mil 500 niñas y provoca complicaciones cardiovasculares, renales, glaucoma, osteoporosis y falta de crecimiento.
Actualmente poco más de 28 mil pacientes en México presentan este síndrome, el cual se caracteriza por la pérdida del cromosoma X, y que es difícil de diagnosticar en el nacimiento.
Estadísticamente una de cada 10,000 niñas lo padece, por lo tanto para Aguascalientes existen alrededor de 120 niñas con esta enfermedad y ya hay quienes son atendidas en el Hospital Hidalgo.
El Síndrome de Turner (ST) es una condición que se presenta en mujeres con ausencia parcial o total de un cromosoma X. Fue descrito por primera vez en 1930, por Oto Ulrich, en Alemania, sin embargo, cuatro años después fue cuando Henry Turner le dio el nombre tras el reporte de siete casos.
Es una alteración genética que puede acompañarse de comorbilidades, como las malformaciones cardiovasculares, las cuales tienen una frecuencia de 17 a 45%.
Existe también mayor incidencia de otras comorbilidades que, de no detectarse a tiempo, disminuyen la calidad de vida de las pequeñas y sus familias. Entre éstas destacan la obesidad, hipertensión arterial, intolerancia a la glucosa, diabetes mellitus tipo 2, enfermedades autoinmunes como el hipotiroidismo, alopecia, vitíligo, psoriasis y artritis reumatoide juvenil.
En cuanto al ámbito psicosocial, las personas con ST tienen inteligencia normal, sin embargo, tienen dificultades psicomotoras y sociales, en la lectura, la percepción espacial, la integración viso-motora, las matemáticas y la memoria. También pueden presentar hiperactividad, inmadurez, ansiedad y depresión.
El diagnóstico es difícil de establecer ya que el médico no siempre reconoce el cuadro clínico a edades tempranas.
El tratamiento se basa en la administración de la hormona de crecimiento, y en ocasiones también se prescribe terapia sustitutiva con estrógenos, calcio y vitamina D.
No obstante, ante la gama de comorbilidades complejas, el tratamiento debe ser integral, para prevenir, detectar y tratar oportunamente dichas comorbilidades, así como para evitar complicaciones.