En cuanto el árbitro del partido hizo sonar su silbato indicando la finalización del partido, cientos de aficionados comenzaron a festejar el regreso del equipo Necaxa a la máxima categoría del futbol mexicano.
Y se veía venir, desde la llegada de Alfonso Sosa a la organización de Necaxa, de inmediato se notó un cambio en todas sus líneas, de manera especial en la unión entre jugadores en que llegaron a verse como una gran familia.
Durante la liguilla, se mostró una gran comunión entre aficionados y jugadores, antes el público acudía al Estadio Victoria a ver el equipo rival, pero con el paso del tiempo las cosas cambiaron y ahora seguían al equipo de todos, Rayos del Necaxa.
Torneo tras torneo, el equipo de casa siempre estaba en la fiesta de finales, desafortunadamente se quedaban en el camino dando paso a equipos como Leones Negros de la Universidad de Guadalajara y Dorados de Sinaloa.
¡Pero eso se acabó!
A partir del Torneo de Apertura y posteriormente el de Clausura, seguidores del equipo vieron una escuadra totalmente diferente, directiva, cuerpo técnico y jugadores se comprometieron a dar su máximo esfuerzo a fin de que Necaxa volviera al lugar que nunca debió haber dejado… la Primera División.
¡Necaxa campeón! En la Glorieta a Benito Juárez, merenderos, restaurantes, hoteles, etc. etc. etc., cientos de aficionados estuvieron al pendiente del resultado, en cuanto cayó el primer gol vino respiro total porque el marcador se ampliaba a dos por cero en el global.
Los gritos de júbilo no se hicieron esperar, la buena vibra llegó a los jugadores hasta el Estadio Olímpico “Benito Juárez” y como respuesta a ello los necaxistas lograron el segundo para dejar el marcador final de tres por cero.
Y ya lo habíamos dicho, en casa a la mejor no dio su mejor juego ante Bravos, pero de visita era ya una costumbre que se comportaban mucho mejor y no nos equivocamos, fueron mejores y ahí está el premio.
Ahora sí, el público ya se frota las manos para volver a ver en acción a equipos de Primera División enfrentando al suyo… RAYOS DEL NECAXA, equipo que seguramente hará revivir viejas glorias, como en sus buenos tiempos. ¡Felicidades!