El principio de preclusión sobre las etapas del proceso electoral, impide que la etapa de cómputo pueda ser impugnada por algún partido político, ya que en su momento no lo hicieron, advirtió el delegado del Instituto Nacional Electoral en Aguascalientes, Ignacio Ruelas Olvera, en torno a la omisión de incluir 2,800 votos del primer distrito, en perjuicio de diversos partidos.
Señaló que corresponde a la autoridad del Instituto Estatal Electoral y a los propios partidos políticos establecer las acciones que consideren conducentes, y clarifiquen por qué no lo informaron si estaban enterados del error en la elección de la gubernatura.
Negó que los partidos puedan solicitar la inclusión de este error como prueba superveniente que forme parte de los recursos de nulidad contra la elección de gobernador que están en etapa de instrucción en la Sala Superior del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, porque en el derecho sólo se analiza lo que existe desde un principio en el expediente.
Sólo los magistrados tienen las facultades en forma autónoma de allegarse de nuevos elementos para proveer mejor su determinación y, en su caso, solicitar pruebas supervenientes, puntualizó.
“La facultad legal de hacer el cómputo de la elección de gobernador, es del consejo general del Instituto Estatal Electoral, y han establecido que hacen las indagatorias para deslindar responsabilidades”.
Ruelas Olvera indicó que la norma electoral es clara en la preclusión sobre el cómputo de actas, ya que los partidos no impugnaron el procedimiento en el plazo establecido por la ley, en el caso del primer distrito, ni en el cómputo estatal, mediante el cual se procedió a la entrega de constancia de mayoría y validez de la elección.
El funcionario mencionó que los magistrados de la Sala Superior podrían abrir un espacio a los actores involucrados en los recursos de nulidad a fin de que expongan sus argumentos para la determinación que tome el órgano jurisdiccional.