Heriberto Alcalá Guerrero

Fatal volcadura se registró en el municipio de Asientos. Arrojó saldo rojo de un muerto y dos personas lesionadas. El percance fue ocasionado por la repentina ponchadura de una llanta delantera; el conductor no pudo controlar el vehículo, salieron de la cinta asfáltica y se volcaron de forma aparatosa.
Durante los violentos giros, uno de los ocupantes salió del vehículo y debido a los severos golpes, perdió la vida en forma instantánea.
El hoy occiso fue identificado como Juan Santos, tenía 35 años de edad y era originario de Quiroga, Michoacán. De los lesionados no se proporcionaron generales.
Ayer a temprana hora de la mañana, Juan y varios compañeros estaban laborando en actividades agrícolas en el mencionado municipio. Específicamente en la comunidad denominada El Polvo.
Alrededor de las diez decidieron almorzar y cuando ingerían alimentos se dieron cuenta de que no tenían agua para beber. Preguntaron en dónde podían comprar y se enteraron que era necesario trasladarse a Villa Juárez.
Les facilitaron una camioneta GMC color café. Uno de los trabajadores se puso al volante y le acompañaron varios. Iniciaron la marcha sin problema alguno. Circulaban en condiciones normales sobre la carretera estatal número cuatro y en el tramo Carboneras – Villa Juárez, a la altura del kilómetro 19+ 900, se presentó la falla en el vehículo.
De súbito una de las llantas delanteras se ponchó y la camioneta empezó a zigzaguear. El conductor hizo cuanto pudo para mantener el dominio y permanecer sobre la cinta asfáltica. Fue en vano. Salieron de la carretera y entonces se suscitó la volcadura.
Todos los trabajadores lograron quedarse en el interior, excepto el infortunado Juan. Y lamentablemente, las lesiones que sufrió fueron de consecuencia irremediable. La camioneta continuó dando giros hasta quedar nuevamente sobre los neumáticos.
Personas que se dieron cuenta del accidente, de inmediato llamaron al servicio de emergencia y minutos después arribaron paramédicos del ISSEA, así como elementos de la Policía Municipal de Asientos. Los uniformados se encargaron de acordonar la zona en tanto que los primeros brindaban atención prehospitalaria a los trabajadores. Dos de ellos resultaron heridos y fueron trasladados a un nosocomio. En el caso del señor Juan Santos, ya nada se podía hacer. Cuando lo revisaron se percataron de que ya no presentaba signos vitales.