En Jesús María descubrieron vivienda sola, la cual era usada como cueva de ladrones. Ahí estaban ocultando aparatos robados. Los dueños de la finca se dieron cuenta y de inmediato llamaron a la Policía Municipal. Los oficiales del Mando Único confirmaron la existencia de los aparatos y procedieron al aseguramiento. Cabe agregar que la familia se negó a presentar denuncia por allanamiento de morada. Hasta el momento se desconoce quién o quiénes estaban llevando los objetos.
El casa está ubicada en la calle Olmos, fraccionamiento Vistas del Sauz, en el municipio ya señalado. Actualmente el domicilio no está habitado. Ayer, los dueños acudieron a dar una vuelta y en cuanto ingresaron de inmediato percibieron algo anormal. Había dos pantallas de plasma y otros objetos.
En el acto dedujeron que era el botín de algún robo; que su vivienda era usada para ocultarlo. Temiendo encontrarse con los ladrones, optaron por llamar al servicio de emergencia y arribaron policías municipales y estatales del Mando Único.
Los ofendidos precisaron que ninguno de los objetos les pertenecía. Entonces los policías empezaron a indagar en la misma calle y se enteraron de que aparatos y objetos fueron robados de un domicilio cercano.
Las dos pantallas de plasma, una de la marca LG y otra de la marca Polaris, ambas en color negro, se encontraban cubiertas con cobijas así como una caja con artículos de belleza.
Como ya se mencionó, los dueños no reconocieron los objetos como suyos. Los aseguraron para ser consignados ante el Juez Calificador del municipio de Jesús María y finalmente, entregarlos a quien acredite la legal propiedad.
Los propietarios de la vivienda allanada desistieron de presentar querella. Se limitaron a entregar los objetos. Tampoco hay denuncia por el robo.