Diana Baptista
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO 25-Mar.- En México, 16.3 millones de personas viven en municipios con alta y muy alta marginación.
Según el Índice de Marginación 2015 del Consejo Nacional de Población (Conapo), difundido a principios de este mes, el 13.7 por ciento de los mexicanos habita en mil 55 municipios donde hay dificultad para acceder a oportunidades sociales básicas.
Ahí, los mexicanos son más vulnerables a nueve formas de exclusión: analfabetismo, primaria incompleta, hacinamiento, bajos ingresos y viviendas con piso de tierra, sin drenaje, agua potable ni energía eléctrica.
En la sierra Tarahumara de Chihuahua se encuentra Batopilas, el municipio más marginado del país.
En dicho “pueblo mágico” de 11 mil habitantes, la mitad es analfabeta, tiene la primaria incompleta, vive hacinada y no tiene acceso a servicios en la vivienda.
En el ranking le siguen otros municipios con población predominantemente indígena: Mezquital, Durango; Cochoapa el Grande, Guerrero; Del Nayar, Nayarit, y Carichí, Chihuahua.
A nivel estatal, permanece la desigualdad entre el norte y sur del país; la brecha es más amplia en las mediciones de educación.
Los estados del norte registran índices de marginación bajo y muy bajo, mientras que el sur predominan índices medio y alto.
La Ciudad de México es la mejor calificadas en todas las categorías.
Por la cantidad de municipios marginados en su territorio, Chiapas, Oaxaca y Guerrero son las únicas tres entidades con índice de marginación muy alto.
Desde 2010, las carencias sociales en todo el país disminuyeron: el hacinamiento se redujo en 8.1 por ciento, la población mayor a 15 años con la primaria incompleta en 3.4, y las viviendas sin agua entubada en 3.2.
Sin embargo, como también lo reveló la medición de pobreza del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval), fue marginal la reducción de personas ocupadas que reciben ingresos menores a los dos salarios mínimos.
En los últimos cinco años, sólo disminuyó en 1.3 por ciento, por lo que el 37.4 por ciento de los mexicanos viven con ingresos insuficientes para cubrir sus necesidades básicas y mejorar su nivel de vida.
Además, se mantuvo en 28.9 por ciento la cantidad de personas que viven en localidades con menos de 5 mil habitantes, las cuales son más propensas a sufrir de aislamiento e inexistencia de servicios básicos.
El índice, calculado desde 1990 con base en las encuestas censales del Inegi, es utilizado para la asignación de recursos de programas públicos.