Paty Mora | El Heraldo

Tras un mes de viaje, arribo y escalada, la aquicalidense Viridiana Álvarez conquistó la cima del Everest, dejando muy en alto el nombre de México y Aguascalientes, además de que convirtió en la primera aguascalentense y séptima nacional en hacer semejante hazaña.
A sólo medio día de haber terminado de bajar del glacial, Álvarez nos compartió todo su sentir al respecto, en donde nos describió paso a paso cómo fue su viaje y cuántos esfuerzos tuvo que hacer para conseguir llegar hasta la punta, pues su trayecto estuvo lleno de peligros pero sobre todo, de grandes satisfacciones y logros personales.

¿Cómo te sientes?
“Híjole, en este momento todavía no me la creo, la verdad es que apenas tenemos medio día que bajamos de la montaña, pero me siento contenta, me siento satisfecha, muy agradecida con Dios por darme la oportunidad y haberme cuidado en toda esta travesía, y un orgullo haber portado la bandera de México y de Aguascalientes allí en la cima”.

¿Cómo fue la travesía?
“Híjole, mira, estando aquí ya, yo volé aquí, el día que empezó la expedición fue el 7 de abril y fueron más de 40 días, y estos últimos cinco días han sido sin dormir, han sido de estar en la montaña más de 8 a 13 horas escalando, entonces ahorita sí estoy cansada físicamente pero mentalmente es como no creerla, porque sí tuvimos mucha suerte en cuestión de clima, porque fuimos de los primeros equipos en llegar a la cima, entonces muy contenta de haberlo logrado a pesar de todas las circunstancias que se presentaron”.

¿Cómo fue tu proceso de preparación para conseguir este objetivo?
“La preparación física viene de meses atrás, pero ya estando aquí la mental es la que te mueve y estando en la montaña ya en las últimas horas, fueron 19 horas lo que hice en subir y bajar nada más el día de cima, es el corazón y la mente lo que te lleva, porque ya el cuerpo ya no puede, el cuerpo ya va en automático, estuvimos a menos 25 grados y el riesgo, ni siquiera en un documental o una película, ni en nada había visto lo que vi estando allá arriba en la montaña, entonces pues yo creo que el querer hacer algo, el realmente querer lograrlo es lo que te va moviendo”.

¿Difiere mucho la realidad a las películas?
“¡Uff, sí!, sí de hecho cuando vi la película que sacaron del Everest, la vi en octubre del 2015, me acuerdo perfectamente, estaba aquí en Nepal, estaba haciendo una montaña de 8 mil como preparación, y fui con uno de las personas que había estado en una de las tormentas de la película y él me platicó cómo había sido y las escenas que pasan sí son de mucho riesgo, pero lo que yo vi allá arriba no se compara con nada. Y tomé algunas fotos, porque es muy riesgoso sacarlas, porque te estas deteniendo de una cuerda y vas caminando en un risco en donde sólo te cabe el pie, entonces tomé muy poco video, muy pocas fotos, pero sí nunca había visto lo que vi cuando estaba allá arriba”.

¿Cuánto llevas practicando alpinismo?
“Fíjate que desde febrero de 2014, no es mucho tiempo comparado con muchas personas que tienen 20 años en montañismo y que culminan con esta montaña y allí está la diferencia que he visto en la mentalidad de ti definirte que es lo que quieres hacer. Al principio me decían que no tenía la preparación y yo les preguntaba que necesitaba para hacerlo, lo hacía y después les preguntaba que necesitaba y las respuestas eran diferentes, así que no hay camino, no hay una fórmula hecha, cada quien la hace, así que para mi fue muy rápido el camino. Cuando hice el Pico de Orizaba que fue en el 2014, a los 10 meses ya estaba en Argentina, termino y a los 10 meses ya estaba aquí en Nepal haciendo un 8 mil como preparación para ir conociendo cómo es el montañismo y después en este abril de 2017 decidí venirme para acá, pero aún así soy de las más jóvenes que están aquí en el campamento”.

¿Cuántos años tienes?
“Cumplí 34 años allá arriba. En el día de cima, el 15 de mayo a las 9:00 de la noche salimos para hacer cima, en México todavía era mi cumpleaños, así que subí de 33 años y 34 los cumplí allá arriba. Bajé como una mujer con más experiencia”.

¿Qué te han dicho tus familiares?
“Mira apenas, me creerás que lo primero que hice fue comer, porque estos 5 días que estuvimos en montaña subiendo, pues no comes mucho, son puros snacks y básicamente no te da hambre, así que lo primero que hice fue comer, después fue bañarme y después ya vi un poco el teléfono, porque realmente no he visto mucho, pero lo primero que hice fue contactar a mi familia y pues muy contentos de que estoy bien principalmente, más que haberlo logrado, porque el riesgo es muy, muy alto. Todavía aquí bajando el glacial, me tocó la experiencia de que parte del glacial de hielo se desprendió y fue como una pequeña avalancha, pero fue a metros de nosotros y has de cuenta que corrimos como pudimos, pero fue un gran susto, porque es allí donde se da la mayor cantidad de muertes”.

¿Cómo le hiciste para sobrellevar las adversidades?
“Mira del frío sí traes un traje especial, uno de menos 40 grados, igual duermes con un sleeping de menos 40 grados, y de comida, ya estando allá son sopas, té, arroz pre cocido, también todo es muy precario allá arriba, el agua la tenemos que descongelar y todo eso toma tiempo y pues te llegas a sentir muy expuesto, desprotegido, todavía que bajamos de la cima del campamento cuatro, nos tocó una tormenta de nieve de 9:00 de la noche a 9:00 de la mañana, la casa de campaña estaba totalmente cubierta de nieve y te despertabas porque sentías que la casa se volaba, entonces sí fueron muchos momentos de angustia y de preocupación. Todo el día de hoy bajando el glacial que es el más peligroso, estuvimos rezando porque no sabes en qué momento se pudiera desprender el glacial”.

¿Cuántas personas te acompañaban en tu recorrido?
“De México eran tres personas que estaban en el campamento base, una no llegó aquí al campamento base porque le dio mal de altura, desde el inicio se regresó y otra persona que es de México que vive en Estados Unidos, que es guía de montaña, le dio neumonía y se regresó a la capital y no sé si vaya a regresar o ya no, pero aquí en mi expedición, que es una empresa nepalí, son tres noruegos, un australiano, dos irlandeses, un brasileño y yo como líder de expedición”.

¿Cuándo regresas?
“No sé todavía, porque el vuelo de regreso no lo tenía fijo, porque no sabes cuándo vas a terminar, de hecho cuando íbamos bajando, había personas que iban subiendo porque tenían planeado hacer cima el 20 y 21, fuimos de los primeros equipos en hacer la cima, así que la fecha no la tengo lista, mañana vuelo a Katmandú y de allí arreglo el vuelo a México”.