Aunque apegada a estatutos, la presencia de un enviado del Comité Ejecutivo Nacional a los comités estatales, trátese del partido que sea, es una acción de fisgoneo, de entremetimiento, que en lenguaje político se traduce como la mediación necesaria que asegure conciliar intereses entre los diferentes grupos.

El personaje en cuestión llega investido de los poderes suficientes para escuchar, analizar e imponer lo que crea conveniente y a lo cual deben sujetarse todos los actores, trátese de dirigentes, aspirantes y sus simpatizantes y la militancia en general.

Como algo rutinario ninguno de los que pretenden un cargo es capaz de contradecir al enviado del CEN, aún cuando crea que tiene la razón, ya que se expone no sólo a salir de la competencia sino a quedar marginado de toda actividad partidista, de ahí que prefieren guardarse sus palabras y aceptar la decisión.

Son reglas no escritas que ni la automatización ha podido eliminar y perduran casi en las mismas condiciones que hace décadas, lo que ha permitido a los partidos mantener un cierto orden durante el período de las designaciones y a través de las campañas.

La diferencia en ese tipo de nombramientos es según sea el partido, porque si es Acción Nacional significa que no hay confianza en la directiva estatal, que es necesario tener alguien que lleve el control de todo y con mayor razón cuando se tiene informes que empiezan a desbordarse las pasiones. No se trata de desaparecer el CDE sino que el Nacional esté al tanto de lo que se hace o se debe hacer y de qué manera se puede encausar alguna situación.

En este sentido el anuncio de un delegado no fue del agrado de los distintos grupos, recordando lo vivido en 2010 cuando en esa calidad estuvo aquí el entonces senador Jorge Ocejo Moreno, que no tardó en entrar en conflicto con su compañero de partido, el gobernador Luis Armando Reynoso Femat, quien apoyaba como candidato a sucederlo a su ex secretario de Finanzas y diputado federal Raúl Gerardo Cuadra García. Por su parte Ocejo Moreno – y por ende el CEN – se inclinó por el ex alcalde Martín Orozco Sandoval, razonando su conclusión “por la intromisión y falta de equidad hacia el proceso interno de selección del candidato que propició el gobernador del estado”.

Ha sido una de las etapas más difíciles para el panismo local al haber una serie de desencuentros que provocó retraso en la nominación, que finalmente recayó en Orozco Sandoval, luego atorada en el Instituto Estatal Electoral por considerar que el abanderado tenía un juicio pendiente que le impedía participar y que zanjó en los tribunales, logrando que sus derechos políticos se mantuvieran a salvo puesto que no había sentencia.

Lo que devino después, luego del triunfo del PRI y la expulsión de Acción Nacional de Reynoso Femat – militancia que recobró meses después -, tuvo su origen en una mala intervención del delegado del Comité Nacional, que en lugar de apaciguar los ánimos se inclinó a favor de una de las facciones.

Los panistas no quieren que hoy ocurra algo similar, por lo que quien llegue como enviado debe ser un árbitro, no un juez inflexible que escuche sólo lo que le conviene o que venga con órdenes de favorecer a algún grupo.

En lo que se refiere al Partido Revolucionario Institucional la presencia de un delegado nacional es habitual, por consecuencia no los toma por sorpresa el nombramiento; confían los interesados que les atienda en tiempo y forma por igual y que escuche a la militancia, que las encuestas sean únicamente parte de la metodología y no la prueba reina y que el Comité Nacional se mantenga neutral. Es natural que existan simpatizantes de cada postulante por lo que se debe cuidar que no surjan divergencias insuperables, por el contrario, que el delegado se coordine con los directivos para que el proceso salga con un mínimo de raspaduras. (Esperar que sea terso, como ingenuamente se afirma, es tanto como pedirle peras al olmo).

En otros partidos, como Nueva Alianza, nombran delegado hasta que se acercan las elecciones y en el de la Revolución Democrática está la amenaza de una intervención directa, aunque no deberían darle tanta importancia al estancamiento que registra desde hace varios lustros puesto que será más que suficiente que siga como dama de compañía del PAN para estar en el entarimado, algo similar ocurre con el Verde Ecologista enganchado al PRI. En Morena se fían de la imagen de López Obrador para conquistar votos y en Movimiento Ciudadano volverán a utilizar la figura del próximo presidente municipal de Guadalajara para hacer campaña. En Encuentro Social no quieren tener ligas con alguien que no sea digno de ellos, por lo que es factible que sigan solos su camino.

TRABA ¿INSALVABLE?

Las últimas semanas han sido ajetreadas para los que ansían ser candidatos a gobernador y perciben que difícilmente van a lograr su cometido en su partido, por lo que analizan irse como candidatos independientes, aún cuando el Código Electoral del Estado establece condicionantes que por ahora no pueden superar, principalmente que no deben tener militancia política en los seis años previos a la elección.

Bajo este marco tienen dos opciones, una irse a los tribunales en demanda de respeto a sus garantías políticas y otro, arroparse en algún partido que quiera aprovechar el “atractivo” que tiene entre los ciudadanos y en clara imitación a Miguel Ángel Mancera, el jefe de gobierno del DF que llegó por el PRD pero sostiene que no pertenece a sus filas.

Cualquiera que sea el final los que se perfilan para avanzar por la libre, las reuniones “entre amigos” son ya no sólo los fines de semana sino cualquier día, ya que el tiempo se acorta y deben decidir. Uno de ellos ha incrementado las visitas a las colonias populares y comunidades rurales donde se organizan para festejar el “santo” de alguien y de paso reparte apoyos en una muestra del afecto que siente por los presentes.

Otros andan como chivo en cristalería exhortando a soltar una coz en la retaguardia a los malportados, a sabiendas que por ese camino no van a lograr ir más allá de su aislamiento político, lo que motiva a que en los partidos “morralla” piensen que podrían servir para captar algunos votos.

Para aquellos que escuchan el llamado de salvar a su pueblo no puede haber obstáculos, de ahí que aumentan su presencia pública y aunque en ningún momento mencionan su propósito, por aquello de que los puedan acusar de violar la legislación electoral, ni falta hace porque “entre amigos” se comenta abiertamente el propósito que se persiguen y la necesidad de mantenerse como equipo.

ALUMBRADO PÚBLICO

De los más de 2 mil 445 municipios en el país únicamente 27 se han acogido al apoyo que aporta el Proyecto Nacional de Eficiencia Energética en Alumbrado Público y uno de ellos es Aguascalientes, que ha impulsado la eficiencia energética mediante la sustitución de los sistemas en uso.

En el reconocimiento que hizo Odón de Buen, director general de la Comisión Nacional para Uso Eficiente de la Energía (Conuee), dijo que además de Aguascalientes participan en este programa Apodaca, Arandas, Chalco, Delicias, Durango, Ixtlahuacán del Río, Oaxaca, Ocotlán, San Miguel El Alto, Tultitlán, Toluca y Xochitepec, que concluyeron satisfactoriamente con la sustitución del sistema de alumbrado, al mismo tiempo otros 14 están comprometidos con un respaldo de 50 millones de pesos.

En cinco años que tiene en operación sólo ellos se han acercado, a pesar que de los 120 millones de pesos disponibles se lleva utilizado únicamente 60 millones, lo que se debe, entre otras razones, a que la mayoría de los municipios no tiene recursos o que están endeudados, lo que motiva que el Banco Nacional de Obras y Servicios Públicos (Banobras) no aporte el financiamiento que requieren.