Victor Osorio
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO 8-Jul .- “El Chapo” duerme tranquilo. Al menos en estos días lo ha hecho plácidamente. Anoche, el Secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, emitió inusualmente un tuit con una fotografía de Joaquín Guzmán Loera en su celda del penal de alta seguridad de Ciudad Juárez.
“Para los rumores, una imagen”, dice el mensaje acompañado de una fotografía donde aparece Guzmán mirando hacia el foco de una cámara de seguridad en la estancia del pabellón donde se encuentra preso.
Osorio Chong irrumpió en redes sociales donde se esparcía, una vez más, el rumor de que había escapado. Por eso despachó la fotografía tomada anoche.
Tras del reo aparecen cuatro celdas. La suya -o por lo menos la que ayer ocupaba- es aparentemente más pequeña que la que ocupaba en el penal de Almoloya. Posee una pequeña mesa repleta de objetos personales donde sobresale un rollo de papel higiénico blanco. Cuenta con un excusado metálico y una cama de cemento.
“El Chapo” ha dormido mucho, según fuentes de seguridad. Ayer por la tarde, por ejemplo, según las fuentes, durmió con un antifaz puesto para evitar que la luz del día le molestara. En algún momento despertó para tomar un trago de un refresco gaseoso y comer alguna botana que tenía en una bolsa de plástico.
Pasó tranquilo el día, vigilado por 75 policías en el penal y uno que fijamente lo mira afuera de la celda que ocupe.
Como ya se ha informado oficialmente, “El Chapo” es rotado de celda pero siempre con una vigilancia personal en la puerta. Lo vigilan desde distintas oficinas tanto en el penal como en la Ciudad de México donde reciben la señal de las cámaras de seguridad.
Duerme con una pequeña almohada que tiene registrado su número de preso. No la suelta. Suele sostenerla con su mano derecha y duerme regularmente boca arriba, según reportes.
Cuando se levanta no camina descalzo. Tiene en el piso un par de sandalias color naranja que combinan con el uniforme caqui de la prisión. No pisa el suelo frío sino se acomoda con delicadeza las chanclas de pata de gallo. Según quienes lo han visto, sus movimientos son normales; no son torpes ni lentos. Duerme de día, duerme de noche. “El Chapo” ahí sigue.