La delegación de la Procuraduría Federal del Consumidor emprendió ayer el monitoreo a las diversas empresas de gas LP que operan en el estado de Aguascalientes para garantizar el cumplimiento del Decreto Presidencial de la reducción en un 10% del precio del combustible.
La encargada del despacho de la Profeco, Merit Almendra Ortega Rocha, aseveró que al detectarse algún incumplimiento con las empresas gaseras LP se procederá a la verificación de los establecimientos, y al comprobárseles podrían ser acreedores a sanciones que oscilan de una cantidad de los 142 mil hasta más de 2 millones de pesos.
El precio del gas LP en Aguascalientes quedó establecido en un valor de 13.37 pesos por kilogramo; por cada 10 kilogramos se pagarán 133.70 pesos; por un tanque de 20 Kg. serán 267.40 pesos; uno de 30 kilos costará 401.10 pesos; el de 45 Kg. será de 601.65 pesos y el precio por litro es de 7.22 pesos.
En entrevista con El HERALDO, la funcionaria federal indicó que un padrón de 10 gaseras LP está siendo monitoreado actualmente, si bien, aclaró que se trabaja en la detección de aquéllas empresas que surten este combustible pero no están formalizadas ante la autoridad.
En este momento, cuatro elementos del Departamento de Verificación de la Profeco Aguascalientes se encuentran realizando el monitoreo que concluirá hasta que se tenga la seguridad del cumplimiento del Decreto Presidencial emitido el pasado 16 de Agosto de 2016.
La encargada del despacho de la Profeco hizo un llamado a la población de Aguascalientes para que denuncien cualquier arbitrariedad que cometan las empresas gaseras de la entidad, al no respetar el nuevo precio oficial del combustible LP.
De acuerdo al monitoreo realizado durante el primer día por la Profeco, dijo que las empresas estaban respetando el nuevo precio oficial, el cual debe estar visible a la población consumidora tanto en los establecimientos como en las unidades distribuidoras del combustible.
Por último, señaló que es la primera ocasión que disminuye el precio de gas LP durante la actual administración federal, gracias a que las ganancias de las empresas gaseras se incrementaron hasta 3 veces respecto a las utilidades del año anterior, motivo por el cual la Secretaría de Hacienda decidió conceder un beneficio económico hacia la población consumidora de todo el País.