Vibra el Palenque con Ana Gabriel

Sara Díaz

Noche llena de romanticismo, ofreció la mujer de gran voz Ana Gabriel, al interpretar interminable repertorio para enamorados dedicado a sus más de 5 mil seguidores reunidos en el Palenque, previo al cierre de la Feria Nacional San Marcos en su edición 2016.
La cantautora originaria de Guamúchil, Sinaloa, apareció frente a su público que abarrotó las entradas, luciendo un traje sastre de lentejuela negro acorde a su sedosa cabellera, y con “Ay Amor” encendió los latidos en los corazones de los presentes para, muchos de ellos, ponerse de pie y cantar con entusiasmo la hermosa melodía, composición de su puño y letra.
“Mar y Arena”, fue solamente el entremés para abrir el apetito musical de sus fans, a quienes a ojos cerrados endulzó los oídos y llegar hasta lo más profundo también con “Destino”, tema que provocó desgarrarse las vestiduras con la magnifica letra que habla de la desolación.
Con profundo dolor, pues apenas a unos días de haber perdido a su madre, doña Isabel Yong, María Guadalupe Araujo Yong, su nombre de pila, agradeció a su gente el recibirla nuevamente en suelo aguascalentense, con quienes, a pesar de las circunstancias se comprometió a que la velada fuera lo que esperaban obtener y, al llegar a sus respectivos hogares, lo hicieran con la satisfacción de que pasaran la mejor de las noches.
Luego de este emotivo interludio, la intérprete cantó algo más armónico, “No a pedir perdón”. Con el tema puso a bailar y aplaudir a la muchedumbre que esperó al cierre de la verbena abrileña parta deleitarse con las composiciones y calidad interpretativa de la grande Ana Gabriel.
La velada trascurrió con enorme sentimentalismo por parte de la artista, quien como toda una profesional, cumplió al ofrecer una de las mejores noches de Palenque, con más de sus grandes éxitos, como “Simplemente amigos”, “Quién como tú”, “Es demasiado tarde” y, por supuesto, no podía faltar la más pedida y la más cantada “Luna”, interpretada con cierto aire de desconsuelo y con la cual, la acompañó con calidez y en señal de apoyo por su reciente duelo, su enorme público.

Compartir
Artículo anteriorSe acabó el amor
Artículo siguienteAdiós a la Feria