Para garantizar que las universidades privadas que aquí operan con Reconocimiento de Validez Oficial de carácter federal, ofrecen un servicio apegado a la normatividad, el Instituto de Educación en Aguascalientes solicitó a la SEP firmar un convenio de colaboración para que faculten al estado a verificar la actuación de esas instituciones a favor de la comunidad estudiantil.
Actualmente, Aguascalientes cuenta con 12 instituciones de educación superior que funcionan con RVOE federal, donde el Instituto de Educación no puede garantizar el tipo de educación que imparten a sus estudiantes, aseveró el director del IEA, Francisco Javier Chávez Rangel.
Indicó que el resto de las universidades de carácter público o privado que cuentan con un reconocimiento de validez oficial de carácter estatal, se les tiene un control estricto en su operación, dando certeza y garantía a los estudiantes y a los padres de familia.
Sin embargo, en el ámbito federal, el IEA se encuentra a la espera de la decisión de la Secretaría de Educación Pública a nivel central para que autorice a los estados en coadyuvar en la verificación de las instituciones que cuentan con RVOE federal.
Comentó que la SEP ha mantenido un buen respeto y apoyo a Aguascalientes en el sentido de que no ha autorizado más RVOES federales sin conocer el punto de vista de la autoridad estatal, lo que ha permitido realizar una planeación de una educación de calidad y responsable.
El titular del IEA explicó que el programa de verificación, no audita a las instituciones de educación superior con RVOE estatal y se aplica para revisar el cumplimiento de la normatividad de los reconocimientos de validez oficial, cuyos procedimientos son con factor sorpresa y no se les avisa.
Francisco Javier Chávez Rangel detalló que esos procesos de verificación entran a todas las áreas académicas de las instituciones de educación superior como las bibliotecas hasta el perfil de los docentes, donde el IEA ha recibido denuncias por parte de la comunidad estudiantil y padres de familia en contra de algunas instituciones.
Esas denuncias se refieren a cobros por distintos conceptos no considerados ni informados a los estudiantes como los exámenes extraordinarios, bonos deportivos, actividades deportivas o culturales, quejas por deficiencias en los servicios.
Además, una denuncia constante se relaciona con los folletos de promoción de las universidades que ofrecen una cantidad de temas que posteriormente no cumplen. Ante ello, el IEA revisa acorde a sus niveles de competencia en la parte curricular y el perfil de los docentes, pero en los aspectos comerciales se canalizan hacia la Procuraduría Federal del Consumidor.
En el ciclo escolar anterior, los estudiantes presentaron ante el IEA cuando menos 10 denuncias en contra de las instituciones de educación superior que tenían dudas de si tenían o no RVOEs, si estaban o no autorizados, y seguían ofreciendo servicios educativos, concluyó.