CDMX.- Un juego de la NFL en el Estadio Azteca con el pasador Tom Brady y los Patriotas de Nueva Inglaterra es una posibilidad real para el próximo año.
Según la CBS, el comisionado Roger Goodell se acercó a un aficionado mexicano que portaba un jersey de Brady, antes del juego del Lunes por la Noche de hace tres días y le preguntó cómo se sentiría sobre ver jugar a Brady en México el año próximo.
“Probablemente” va a ocurrir, le dijo Goodell.
Aunque la NFL no ha confirmado que vaya a celebrar el año próximo un partido en México, tiene firmado un contrato con la empresa Televisa para traer al Estadio Azteca otro encuentro en 2017 y uno más en 2018.
Que los Patriotas vinieran a jugar el año próximo no sería una gran sorpresa.
Al equipo de Nueva Inglaterra le corresponde enfrentar a los Raiders en 2017, así que la NFL bien podría tomar la decisión de mover ese juego a la Ciudad de México, a lo que el conjunto de Oakland seguramente no se opondría dada la inestable situación de su estadio.
El único problema pudiera ser que los Patriotas se nieguen a una eventual petición del comisionado de venir a jugar a México, considerando lo desgastada que se encuentra su relación con el propietario Robert Kraft por las sanciones que impuso al equipo por el escándalo “Deflategate”, incluyendo una suspensión de cuatro juegos a Brady, sin contar con pruebas concluyentes.
El comisionado se manifestó muy complacido por el reciente evento de la NFL en México, al ser entrevistado antes del partido del pasado lunes por la noche.
“Ha sido un éxito increíble hasta ahora. Me siento muy optimista de que vamos a regresar”, dijo a espn.com.
“Vamos a trabajar de inmediato en esto… Es una prioridad para nosotros. Vemos la pasión que existe aquí y que el interés de los aficionados en el partido continúa explotando. Queremos alimentar esto. Queremos continuar con esta relación y regresar por más”, añadió.
Mark Waller, vicepresidente de NFL Internacional había dicho la semana pasada que el propósito de la Liga es similar al que se plantearon para el Reino Unido: Convertirlo en una sede habitual y crear su propia fecha en el calendario deportivo de la Ciudad de México. (Staff/Agencia Reforma)