Italia está en cuartos de final. El equipo de Antonio Conte levanta la mano como un firme candidato al título de la Euro 2016, al eliminar contundentemente a la campeona defensora del título, España, por dos goles a cero.

El equipo azzurri fue muy superior a la escuadra ibérica, borrándola del terreno de juego en un gran juego táctico.

En el primer episodio el juego se tiñó de azul y las mejores ocasiones fueron del cuadro transalpino. David De Gea se tuvo que emplear a fondo para evitar la caída de su marco.

Chiellini abrió el marcador en un rechace del guardameta De Gea. A partir de ese momento, España comenzó a tener el balón y se acercó tibiamente al arco de Buffon.

En la segunda mitad Aduriz entró al terreno de juego en sustitución de un desaparecido Nolito. Poco a poco comenzaron a aproximarse al área italiana, siendo las ocasiones más claras de sus zagueros, Piqué y Ramos.

Con la roja (ahora de blanco), volcada al ataque en busca del empate, llegó la puntilla por parte de Pellé, que en un centro – rechace, fusiló al guardameta español.

Conte dio una lección a Vicente Del Bosque. Su equipo apretó a los hombre de creación y poco se vió a Iniesta, Silva y Nolito, además de tapar inteligentemente las bandas, dando poco margen de maniobra a Jordi y Alba y Juanfran.

Un fin de ciclo para España, que luego de dos campeonatos europeos consecutivos, se marcha a casa. Italia cobró su particular venganza de la pasada final de la Eurocopa en 2012, además de dejar atrás el tradicional estilo defensivo del ‘catenaccio’.

El anfitrión, Francia, tendrá un duro sinodal en la escuadra italiana, el equipo incómodo que nadie quiere enfrentar en la fase final de la Eurocopa.