Yarek Gayosso
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO  22-May .- Colombia le respiró a México en la nuca hasta el último segundo.
La Selección Mexicana de voleibol de sala varonil sufrió demasiado su segundo partido de la Copa Panamericana que ganó por 3-2 a los colombianos en muerte súbita, en el Gimnasio Juan de la Barrera.
Los cafetaleros propusieron un partido duro en las formas y agónico en el fondo. Ambos conjuntos eran unas máquinas de saques, no daban opción en la defensa, con grandes bloqueos, ni posibilidades en el ataque.
El tricolor Gonzalo Ruiz cargó al equipo cuando ya rogaban por un triunfo y marcó el punto decisivo en el quinto parcial para cerrarlo 15-13.
Los dirigidos por Jorge Azair se llevaron el primer set 32-30, pero en ningún momento conseguían un margen mayor a dos puntos. En el segundo parcial lograron estar arriba de 5 unidades y ganar 25-20.
Comenzaron perdiendo el tercer set, un mal augurio se anunciaba para los locales y se cumplió, cuando estaban a punto de alzarse con el partido los dirigidos por el brasileño Percy Oncken empataron el parcial 24-24 y prolongaron el encuentro al ganar 27-25.
Para el cuarto set ninguna escuadra cedía el triunfo y los colombianos se lo agenciaron por 25-23 lo que propició la muerte súbita al ir 2-2 en la pizarra.
Parecía que México se llevaría fácil el quinto con 14-10 de ventaja, pero los cafetaleros se resistían y los mexicanos no lograban deshacerse del empuje de un voluntarioso rival en busca de lo que podría haber sido una gran victoria, pero significó su despedida del torneo al perder también el sábado ante Argentina, escuadra que suma dos triunfos y a la que se medirán hoy los tricolores.