Adriana Alatorre
Agencia Reforma

MÉXICO, DF 30-Oct .- Existe una confusión al hablar del uso de la mariguana medicinal, porque ninguna indicación médica va en el sentido de fumarla, sino de consumir productos sintéticos con el producto activo, explicó Juan Zinser, coordinador del Comité de Oncología en la Unidad de Estudios de Posgrado de la Facultad de Medicina de la UNAM.
“Las indicaciones médicas para la mariguana son a base de medicamentos que existen, no hay ninguna indicación médica de mariguana fumada. Al igual que para el control del dolor la morfina es buena, pero en cápsulas. No se fuma”, explicó.
En México, dijo, debería de haber acceso a estos medicamentos.
Del que se habla más es del Satibex, que contiene cannabidiol y tiene THC, que es un spray oral y se utiliza para problemas de vejiga reactiva, control del dolor y convulsiones. No está autorizado en Europa, sólo en Estados Unidos y en Inglaterra.
Otros productos en tabletas son el Dronavinol y Nabilone que sirven para náusea y apetito.
Las indicaciones del uso de la mariguana son únicamente como medicamentos y queda en el terreno de la Comisión Federal para la protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) autorizarlos dentro del País.
“Pero fumada no debe utilizarse. No es una indicación médica ni lo será”, recalcó Zinser.
Las indicaciones médicas de la mariguana son ahora muy pocas, señaló, pues hace 30 años era más útil que en la actualidad, porque ya hay medicamentos que son superiores.
“Se utilizaba para el glaucoma, dolor neuropático, en cuanto al apetito en pacientes con SIDA puede ayudar a que suban de peso, pero no se ha comprobado su ayuda para anorexia”, explicó el especialista.
Sobre su eficacia para el control de convulsiones, Zinser precisó que hay un grupo de niños con síndromes convulsivos que se está experimentando, pero aún no se sabe si se trata de la mejor opción para ellos.