Sonia del Valle
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO 12-Jun.- La Arquidiócesis de México aseguró que la sociedad impuso un voto de castigo en contra del Presidente Enrique Peña Nieto y el PRI por la imposición de la iniciativa sobre matrimonios gay y les pide respetar a la sociedad.
“El Presidente y su partido deben respetar a la sociedad, que exige que se retire la propuesta de otorgar falsos derechos a las personas con preferencias homosexuales, a quienes, no obstante, se les puede dar una alternativa jurídica que no sea el matrimonio para salvaguardar sus verdaderos derechos”, señala el editorial.
“No hay duda de que la sociedad, inconforme con esta imposición destructiva e inmoral ha reaccionado y ha emitido un voto de castigo al Presidente y a su partido político, el mismo que, cabe recordar, propuso en la Ciudad de México la ley criminal del aborto y que, en varios estados, aún contra el sentir de la sociedad, ha aprobado los mal llamados matrimonios entre personas del mismo sexo”.
El Presidente Peña Nieto presentó el pasado 17 de mayo una iniciativa sobre el matrimonio sin discriminación para que las personas del mismo sexo puedan casarse en todos los estados del País.
Desde la Fe señala que hace unas semanas cuestionaban si el Presidente no tenía otras prioridades que atender y destaca la movilización generada contra la iniciativa.
“Ante dicha agresión de la Presidencia a la sociedad, ésta se ha movilizado de forma sorprendente en las redes sociales y en las calles, manifestando un rechazo total a una iniciativa, que se pretende autoritaria, y detrás de la cual está el intervencionismo extranjero de poderosos lobbys auspiciados por la Organización de las Naciones Unidas, que financian esta perversión de los valores en los que secularmente se ha organizado de manera natural la familia y la sociedad.
“No cabe duda que el hartazgo ante la corrupción, la ineficiencia y la impunidad, así como la imparable violencia y la inseguridad en la que vive secuestrada la ciudadanía, han sido los factores que llevaron a la derrota del partido en el poder”, expresa el editorial.
En su homilía en Catedral Metropolitana, el Cardenal Norberto Rivera aseguró que en pocos años se ha dado una transformación en la sociedad, para muchos ya nada es malo o inmoral.
La sociedad, dijo, está mal cuando pierde el sentido de la culpa y el pecado, presentando como progresismo o amplitud de criterio aquello de lo que se debería avergonzarse.