Investigaciones realizadas por personal de la Fiscalía General del Estado, apuntan a que el velador que mató a un sujeto en el interior de una finca ubicada en la comunidad Cabecita Tres Marías, no fue en defensa propia, sino que se trató de un homicidio doloso, como en un principio el presunto responsable pretendió aparentar.
Y es que se descubrió que entre víctima y victimario, ya existían rencillas desde hace tiempo. Incluso, horas antes de los hechos, habían sostenido un conflicto en una tienda de abarrotes ubicada en la misma comunidad.
Por tal motivo, el agente del Ministerio Público adscrito a la Dirección Central de Investigación, consignó al velador de nombre Clemente, de 29 años, como imputado en el delito de homicidio doloso.
Se le señala como el autor de la muerte de quien en vida respondiera al nombre de Rigoberto, de 39 años de edad.
Esta persona murió a consecuencia de una herida producida por disparo de arma de fuego, en hechos ocurridos la madrugada del pasado lunes, en la comunidad Cabecita Tres Marías.
Fue en la madrugada del lunes pasado, cuando elementos de la Policía Municipal encontraron en el interior de un cuarto en construcción, recostado sobre una pared, el cuerpo sin vida de una persona del sexo masculino.
Asimismo, Clemente, quien dijo ser el encargado de vigilar dicha obra en construcción, señaló que él había matado al desconocido, después de sorprenderlo cuando se metió al inmueble con la aparente intención de cometer un robo.
Incluso, el velador hizo entrega de un arma de fuego tipo revólver calibre 38 especial, que fue la que utilizó para dispararle al ahora occiso.
El velador fue trasladado a las instalaciones de la Dirección de Investigación de Delitos, donde quedó a disposición del agente del Ministerio Público.
Aunque en todo momento Clemente señalaba que le había causado la muerte a Rigoberto en defensa propia, después de haberlo sorprendido en el interior de la finca en construcción que el cuidaba, las investigaciones realizadas por elementos de la Comisaría de Policía Ministerial del Estado comenzaron a arrojar otra versión.
Y es que se descubrió que el domingo, cerca de las 22:00 horas, Clemente acudió a una tienda de abarrotes ubicada en la misma comunidad.
En determinado momento llegó Rigoberto, quien comenzó a insultarlo y a retarlo a golpes, por lo que Clemente optó por retirarse del lugar.
Según declaró Clemente ante el Ministerio Público, cerca de las 03:30 horas del lunes, escuchó que abrían la puerta principal de la finca.
En ese momento, observó que un desconocido se acercaba hacia él, portando en sus manos una lámpara y un arma de fuego.
Dijo que en ese momento, él sacó de entre sus ropas un revólver que había comprado con antelación y le disparó en dos ocasiones a la persona que se había introducido a la finca, sin saber en esos momentos que se trataba de Rigoberto.
Sin embargo, cuando personal de la Dirección de Investigación Pericial acudió al lugar de los hechos, no se le encontró al ahora occiso ningún arma de fuego ni ninguna lámpara.
Con los informes emitidos por personal de la Comisaría de Policía Ministerial y los estudios de laboratorio por parte de la Dirección de Investigación Pericial, el agente del Ministerio Público dio inicio a una carpeta de investigación por el delito de homicidio doloso.
Ante las evidencias encontradas, se procedió a consignar a Clemente, quien fue trasladado al Cereso para Varones “Aguascalientes”, donde quedó a disposición del juez de Control de Juicio Oral y Penal, a quien se solicitó la Audiencia Inicial, donde se definirá la situación legal del imputado.