Vecinos denunciaron que están a merced de los ladrones

Habitantes de la comunidad de Sandovales son víctimas de la delincuencia; desesperados vecinos acudieron a esta redacción, ya que aseguran que sus reportes no han sido escuchados por las instancias de seguridad; de manera anónima denunciaron que hasta tres delitos se cometen por día, pues han amanecido con el robo de vehículos, autopartes, o con la casa saqueada, por lo que piden las intervención de las autoridades competentes, para frenar esta ola que los tiene asolados.
Refieren que pareciera que los hampones dominan la zona, pues tienen bien identificados los movimientos de los moradores, ya que ingresan cuando saben que no hay nadie en el domicilio, además de que se apoderan de todo lo que se les antoja sin que nadie se percate de sus movimientos, incluso dejan pocas pistas de cómo lograron su cometido.
Lamentablemente esta situación no es privativa de la zona, ya que uno de los afectados indicó que al ser su propiedad en la mencionada demarcación, prácticamente utilizada como casa de campo, en su domicilio regular, ubicado en el fraccionamiento Jesús Terán, también fue afectado.
Detalló que en dicha zona también se han vuelto “clientes” de los delincuentes, la última actuación de los amantes de lo ajeno fue el pasado miércoles, cuando durante la madrugada, un delincuente o un grupo de ellos, según señalaron los agredidos, violentaron la tranquilidad de los vecinos de la calle Silvano Barba.
“Escuchamos ruidos, pretendieron abrir algunas viviendas, forzando chapas y candados. Cristalearon dos vehículos estacionados en la misma arteria, una camioneta Ford gris y una camioneta Avanza negra, llevándose de su interior varios objetos. No conformes con estas fechorías, intentaron abrir un auto oficial de migración, dejándolo con el cofre abierto. Existe indignación entre los vecinos, exigimos a los gobiernos Estatal y Municipal mayor vigilancia policiaca. Esperamos que al detener a los delincuentes, se les apliquen sanciones ejemplares, porque sabemos que hoy los detienen y mañana los dejan libres como si hubieran hecho una graciosa chamacaza”, recalcó una de las víctimas.