Arturo Vargas Mercado, especialista en marketing considera que en 10 años más, las clases de carreras universitarias podrían darse en línea, sobre todo las ingenierías, con la finalidad de que los alumnos aprovechen más el tiempo con los maestros, en talleres prácticos donde puedan desarrollar ideas innovadoras.
“El recurso más valioso de una universidad es el tiempo que un estudiante y un profesor pasan juntos, por lo que se desperdicia cuando prevalece la teoría, en cambio, si los alumnos aprenden en línea, incluso con módulos ya grabados, tendrán más tiempo para construir”, agregó.
Reconoció que el porcentaje de quienes tienen acceso a las redes aún es muy bajo, por ello deben dirigirse los esfuerzos a quienes no tienen esta posibilidad; dijo que de manera gratuita se están desarrollando diferentes programas, que aseguren que esta educación llegue a los que menos tienen; consiste en proveer de tecnología a quienes tengan una idea innovadora, y las ganas por conseguirlo, pues de otra manera no tendrán acceso para generar su propia compañía o el diseño de algún producto.
“Hay personas que tienen muchas ideas, a lo mejor no es una idea innovadora pero lo que buscan con este concepto es reducir costos y adaptarlo al mercado mexicano, el problema siempre es la infraestructura y hubo a quien se le ocurrió que para acercar estas oportunidades a las comunidades, se podía generar energía eléctrica a base de turbinas de eje vertical; con estas no importa de dónde venga el aire, la forma que tiene alrededor hace que desde cualquier lado gire; con estas se genera suficiente energía para una dos casas, es más reproducible y el costo se reduce. Para todo ello se necesitan ingenieros, por eso es que nos enfocamos a que sean los que tengan una mejor preparación”, explicó.
Asimismo, subrayó que la tecnología se está desaprovechando, pues se desvirtúa el uso del Internet; resaltó que aún con toda la accesibilidad que hay hoy en día, el 99% de los aparatos que existen en el mundo aún no está conectado a esta red.