CIUDAD DE MÉXICO.- Xolos tendrá que hacer valer su condición de local, sacar el extra contra León y comenzar la remontada desde el primer minuto si es que quiere seguir con vida en esta Liguilla.

En la Fase Regular, el cuadro que dirige Miguel Herrera sólo perdió un encuentro en el Estadio Caliente y ahora tiene que apelar a esta virtud para pensar en darle la vuelta a un 3-0 que parece definitivo.

La maldición del superlíder le pegó desde el primer partido al cuadro del Tijuana, que se desmoronó en cuestión de minutos para verse rebasado por el conjunto de los Esmeraldas, que entró a esta Fase Final en el último momento.

Los Xolos resultaron demasiado predecibles y luego de este tropiezo, Herrera comenzó a trabajar en lo anímico con su plantel, ideando un plan para ir en busca de un marcador complicado, pues si el cuadro del Bajío llega a anotar de visitante, la situación se les complicará de más.

El “Piojo” consideró que en 90 minutos hay tiempo suficiente para revertir este marcador, habrá que ver si sus jugadores respaldan esta idea y lo vuelven a meter en la Liguilla.

Los Esmeraldas que sienten como si se hubieran sacado la lotería, capitalizaron sus oportunidades y hoy más que nunca llegan comprometidos al proyecto de Javier Torrente, quien desde que llegó al equipo les cambió la cara.

Hoy, sabedores que a Xolos les hace daño el futbol a velocidad y con toques largos, confían en hacer pesar el marcador obtenido en la ida para manejar los 90 minutos que restan, con ganas de llegar hasta la última instancia. (Alejandra Benítez/Agencia Reforma)