Valle de los Cactus fue un proyecto de vivienda que en su momento fue premiado a nivel nacional, pero hoy es un entorno de marginación y rezago para las familias que habitan ahí, lamentó el delegado federal de la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu), Isidoro Armendáriz García.
Advirtió que el fraccionamiento Valle de los Cactus resultó un modelo fallido sobre el esquema de vivienda funcional que en ese momento se anunció, lo cual se refleja en una especie de semivecindad que enfrenta serios problemas sociales que requieren atención de las autoridades.
“El problema de que se entreguen premios a los gobiernos por el desarrollo de vivienda en algunos de los casos, es por la cantidad de las viviendas, hacer grandes fraccionamientos como Cactus o el propio Guadalupe Peralta”.
Mencionó que la calidad de la vivienda es un factor que no se puede pasar por alto en las políticas de desarrollo de los fraccionamientos de interés social, por parte de las entidades gubernamentales en futuros proyectos de promoción de centros habitacionales, al igual que la sustentabilidad, por encima de la cantidad de lotes en los que se dividirá un predio.
Indicó que en el fraccionamiento Valle de los Cactus no hubo una visión de futuro, porque se omitió la funcionalidad social, diseño arquitectónico, y su conceptualización, respecto a la inclusión con la ciudad.
Armendáriz García criticó que la tierra social o ejidal haya sido utilizada para la masificación de viviendas, donde la inercia social atrae grandes problemas de convivencia familiar y vecinal, agravados por la falta de infraestructura y servicios.
“Con el ánimo de hacer muchas casas descuidaron el sentido del hogar, la familia y la movilidad en la ciudad, porque está comprobado que cuando una colonia popular no tiene el suficiente equipamiento, vías de acceso ni la infraestructura, estos son aliados naturales de la fechoría social”.
Enfatizó que estas zonas requieren atención integral con una visión de trabajo interinstitucional, en el que la Sedatu puede participar con apoyos específicos para mejoramiento de vivienda y entorno, pero solo es una parte inicial de la atención requerida por los habitantes de este sector.