Cristina Hernández
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO 18-May.- Juan René Silva Martínez es ahora conocido por sus vecinos de Matehuala, San Luis Potosí, como “el francés”, luego de salir en noticieros como el responsable de apuñalar a un padre y decir que era de esa nacionalidad.
“Resultó que era francés”, ironizó su cuñado, Carlos Hernández, ayer al salir de la audiencia en la que un juez calificó de legal la detención.
Carlos dice que apenas el miércoles se enteraron del paradero de Juan, ya que desde hace 6 meses, habían perdido contacto con él en su casa.
“Él sí está muy preparado, sabe tres idiomas: castellano, francés y el inglés, es músico también, tiene mucha ideología, mucho pensamiento en la forma de trabajar y eso. Ya se iba a recibir, le faltaba dos semestres o un semestre para recibirse de arquitecto”, relató afuera de los juzgados orales del Reclusorio Oriente.
El joven de 28 años, estudiante de la Universidad Autónoma de San Luis Potosí, también estaba sometido a un tratamiento psiquiátrico, que sospechan, interrumpió cuando salió de su casa a conseguir trabajo.
Sus padres, agregó el cuñado, son católicos y Juan fue criado bajo esa religión, por lo que no se explican el ataque a un padre de la Catedral.
Juan René es acusado de apuñalar a un padre la tarde del lunes en la Catedral Metropolitana.
Carlos Hernández y su primo dijeron que regresarían a Matehuala por los padres de Juan, para traer la documentación necesaria y comprobar que antes de los hechos estaba sometido a un tratamiento.
Durante la audiencia, Juan René se mostró tranquilo e incluso realizaba algunos ejercicios de respiración.
El perito en psiquiatría asignado, César Hernández, dijo al juez que el acusado presenta un trastorno psicótico activo, con síntomas delirantes de grandeza, nihilismo y persecución.
Y que pese a ser congruente con palabras no tiene conciencia plena de la realidad, por lo que no se le permitió declarar.
Cuando el juez de control Alejandro Cruz le preguntó si le habían dado a conocer sus derechos y el motivo de su detención, Juan contestó: “Claro, también me han mentido”.

ASÍ LO DIJO
“(Juan René) tiene todos los sacramentos, menos el casorio. (Sus papás) se dedican al rancho, con él son tres hermanos, uno más grande y una más chica, él es el mediano”.
Carlos Hernández, cuñado del acusado.