Abel Barajas
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO 17-Nov .- Los 8.8 millones de dólares que le imputan haber lavado a Guillermo Padrés, fueron destinados a 25 compañías, particulares y entidades gubernamentales, entre ellas la Comisión Federal de Electricidad, el IMSS y la Tesorería de la Federación.
De acuerdo con un diagnóstico de la Unidad Especializada en Análisis Financiero (UEAF) de la PGR, fechado el 13 de junio de 2016, se trata de una suma de dinero que fue cambiado a moneda nacional y “dispersado” por la empresa Minera SWF, propiedad de Padrés.
Al ex Gobernador de Sonora le imputan usar el sistema financiero para blanquear 8 millones 830 mil 395 dólares, que al tipo de cambio de la época eran 134 millones 229 mil 607 pesos.
La presunción de la Procuraduría General de la República es que el dinero tiene su origen en sobornos de dos empresas proveedoras de uniformes del Gobierno de Sonora, durante la gestión del hoy acusado.
La ruta del dinero inició con depósitos a una cuenta concentradora a nombre de Miguel Padrés Elías y Ernesto Alonso Castorena Fraire, siguió en bancos de Estados Unidos y luego a empresas en Holanda, para luego regresar a nuestro país.
El 18 de mayo de 2015 una cuenta de Padrés en Morgan Stanley depositó los 8.8 millones de dólares a otra de su propiedad en el Compass Bank de Estados Unidos. Ocho días más tarde el dinero se transfirió a una cuenta de Minera SWF en Banamex.
El mismo día el dinero fue cambiado a moneda nacional, a un tipo de cambio de 15.20 pesos por dólar, por lo que un total de 134 millones 229 mil 607 pesos quedaron depositados en la cuenta de la minera, la cual no estaba en blanco.
De acuerdo con el informe de la UEAF, del 1 de enero al 31 de diciembre de 2015, a través de la cuenta bancaria número 7007242396, Minera SWF dispersó el dinero con transferencias a 25 destinatarios, entre ellos empresas proveedoras del Gobierno, despachos contables y de abogados y hasta peritos en minería.
Los depósitos más importantes fueron 61 millones 480 mil pesos a Toro Drilling S.A. de C.V.; 30 millones 740 mil pesos a Minerales y Exploraciones S. de R.L. y 20 millones a El Pozo Nuevo de Padrés S.P.R. de R.L., que tiene de accionistas a Guillermo Padrés Dagnino y Miguel Padrés Molina.
La siguen transferencias por 8 millones 549 mil 536 pesos a la propia Minera SWF; 4 millones 640 mil pesos al despacho de Antonio Lozano Gracia; 4 millones al perito en minería Juan José Cabuto Vidrio y Susana Leyva Leyva, y 3 millones 957 mil 891 pesos a Comercializadora Alferest S.A. de C.V.
El resto son cantidades en miles de pesos.
Se trata de Minerales Tesota, con 302 mil 122; Macario Mendoza Romero, 244 mil 323; Naturison, 69 mil 600; Javier Castaño Duarte, 66 mil 237 y el despacho contable Erro-Sotelo y Asociados, 58 mil.
Enseguida están el IMSS, con 33 mil 76 pesos; Maria Guadalupe Valenzuela Ríos, 30 mil 160; Distribuidora Hitech, 21 mil 30 pesos; Luis Fernando Espinoza Melendres, 19 mil 151 y Fernando Ramírez Fimbres y Héctor Enrique Castaño Duarte, con 15 mil 333 cada uno.
Luego continúan Sanydive, 13 mil 108; Claudia Elizabeth Mendoza Arciniega, 11 mil 900; Edgar Manuel Díaz Córdova, 2 mil 378, la Comisión Federal de Electricidad, mil 850; la Tesorería de la Federación, mil 150 y Armando Fuller Velásquez mil 102.
El único destinatario menor a mil pesos es Telmex, con 572 pesos.