Carlos Gutiérrez Gutiérrez

Son los usuarios de los servicios financieros los que pueden poner a competir a los bancos por mejores tasas, mejores productos y servicios, para beneficio de los clientes, consideró Alberto Aldape Barrios, director del Centro de Investigaciones y Desarrollo Empresarial (CIDE).

Dijo que las personas piensan que son los bancos y no sus clientes, los que tienen el sartén por el mango, ya que hoy en día, los usuarios pueden cambiar de instituciones crediticias con mucha mayor facilidad, baste recordar que ya existe la portabilidad del pago de nómina y el trabajador que no esté a gusto con su banco, puede cambiarse de institución, sin mayor trámite que el solicitar al banco de su preferencia el servicio de nómina.

Sucede lo mismo con las tarjetas de crédito, si hay un banco en el que las tazas resultan muy elevadas o que simplemente no desea ya más tener relación comercial con determinado banco, otras instituciones tienen el servicio de compra de cartera, de tal forma que los clientes puede gestionar su cambio de institución, eligiendo siempre la que mejores productos, tazas y servicios ofrezcan.

“Los usuarios de los servicios financieros ya no tienen que estar atados a un banco, y cuando los usuarios comprendan esto, entonces los bancos comenzarán a competir verdaderamente por atraer clientes, y eso los llevará a reducir tazas de interés, a mejorar los plazos, el trato y a generar esquemas que les permitan generar una competencia de mercado, en donde los clientes serán los principales beneficiados”.

Recordó que, ante la no competencia bancaria en México, hoy por hoy es uno de los mercados más rentables en el mundo, y baste ver que en el caso de la compañía BBVA Bancomer, el 30% de sus utilidades a nivel global, salen de nuestro País.

Aldape Barrios destacó, además, que la misma ausencia de competencia entre los bancos en el País, ha creado una serie de necesidades que no han estado atendidas por la banca, como los financiamientos hipotecarios dirigidos a jóvenes, que establezcan plazos más largos, tazas más bajas y en mejores condiciones que las que actualmente imperan en la banca en México.

Finalmente, sugirió que aquellos usuarios de los bancos que no estén conformes con el servicios que les presta su banco, busquen otras opciones, la portabilidad de nómina y la compra de cartera por otros bancos en créditos ya contratados, son opciones que pueden ser exploradas y obtener algún beneficio del cambio de banco.