Isabella González
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO 22-Mar.- Para evitar la explotación de mujeres con fines reproductivos, la senadora Mely Romero Celis urgió poner a discusión una iniciativa que propone reformar la Ley General de Salud en materia de maternidad subrogada.
El proyecto fue presentado desde octubre del año pasado y firmado por 18 legisladores del PRI, PAN y PRD.
“Cuando se promueve esta acción estamos hablando de un negocio multimillonario o de la posibilidad de explotar a muchas mujeres, inclusive llegándose a presentar tráfico de niños o trata”, aseguró.
En conferencia de prensa, la secretaria de la Comisión de Salud del Senado detalló que muchos países en el mundo han restringido o prohibido completamente esta práctica.
“Entonces México comenzó a verse como el paraíso de la maternidad subrogada: vinieron muchas agencias a instalarse en nuestro País a ofertar este servicio atrayendo a nuestras mujeres, mujeres que viven en condiciones de pobreza”, explicó.
De acuerdo con la legisladora, de los casos que se conocen, la mayoría de los solicitantes son parejas de origen extranjero, de países donde la práctica está estrictamente regulada.
La senadora priista manifestó su preocupación por el engaño y la desinformación con los que las mujeres son atraídas por las agencias que promueven la renta de úteros.
“Las agencias les ofrecen entre 50 y 100 mil pesos a las mujeres para que gesten durante 9 meses un bebé, pero cobran a las parejas solicitantes hasta 120 mil dólares”, señaló.
La iniciativa, la cual podría ser discutida una vez regresando de vacaciones de Semana Santa, propone castigar hasta con 17 años de cárcel a quienes cobren una contraprestación económica, así como prohibir esta práctica para parejas que no sean de nacionalidad mexicana.
En México, los únicos estados en donde está permitida la maternidad subrogada son Tabasco y Sinaloa, sin embargo, hay cuentas de redes sociales como Subrogación MX, Vientre subrogado y Subrogación DF y EdoMex que promueven la práctica en entidades donde está prohibida.