Pocos jóvenes, y sobre todo niños, se interesan en protegerse de las amenazas de la red; por ello es importante que cuenten con el acompañamiento y la asesoría por parte de los padres, ya que cada vez es más común que desde temprana edad, los pequeños tengan acceso total a las redes sociales, toda clase de aplicaciones e información a través de Internet, de ahí que esta podría ser un arma muy peligrosa, advirtió el experto en redes y fundador del hacker space “The Inventor’s House”, Andrés Sabás.
Precisó que si bien es una herramienta que facilita la comunicación, interacción e incluso acceso a la información, se requiere preciso cuidado con su utilización, porque también es un potencial exponente para quienes por falta de criterio, o por omisión comparten datos personales que pueden ponerlos en peligro.
Dijo que se ha llegado al grado de que niños menores de ocho años, son completos dueños de la red, acceden como “pez en el agua”, pero así mismo podrían toparse con páginas de contenido inapropiado para su edad, o con alguien que con toda la intención, e incluso conocimiento de que se trata de un menor, pretenda abusar de dicha condición.
Explicó que lo mismo pasa con los videojuegos, que si bien pueden influir en el desarrollo de habilidades en los usuarios, no todos son apropiados, sobre todo si se trata de niños que empiezan a involucrarse con dicha tecnología; en este caso es prudente que los padres sepan a ciencia cierta a qué se expondrán sus hijos durante el juego para conocer si presenta algunas escenas de suma violencia o contenido sexual, pues es preferible evitar éstos a fomentar actitudes irresponsables en los jóvenes desde temprana edad.
Recalcó que si bien no se trata de privarlos de las nuevas tecnologías, es recomendable mantener una buena comunicación familiar, estar atento de los contenidos a los que están expuestos, bloquear aquellas páginas o redes inadecuadas y propiciar actividades diversas que los orillen a dedicar menos tiempo a este tipo de aparatos y a convivir más al aire libre y de forma directa con sus semejantes.