Urge mejorar contenidos que faciliten el aprendizaje

La educación básica en Aguascalientes requiere de un intenso trabajo para generar contenidos de calidad que faciliten el aprendizaje y desaliente invariablemente la deserción escolar, que a nivel preparatoria asciende a un 30 por ciento, en secundaria alcanza un seis por ciento y en primaria redunda en uno por ciento.
Francisco Díaz Alvarado, director de educación básica del IEA, aseveró que la deserción es un problema grave en el resto del país, de acuerdo a cifras de la Subsecretaria de Educación Básica de la SEP, y en la medida en que el niño avanza en sus grados académicos, crece y se convierte en un gran reto nacional, donde Aguascalientes no está excluida.
Por fortuna, dijo que Aguascalientes no tiene las condiciones de estados como Oaxaca o Chiapas que soporta el abandono voluntario de hasta el 40 por ciento de los estudiantes en secundaria, y superior de un 50 por ciento en el grado del bachillerato.
Indicó que el abandono de los estudios aumenta conforme el alumno avanza en su formación académica, es nula en preescolar, en primaria no alcanza un 5%, pero las cosas cambian en la secundaria y en la preparatoria.
El funcionario del Instituto de Educación de Aguascalientes aseveró que ahora se debe trabajar seriamente para generar nuevos aprendizajes, ya que esta entidad ya conquistó el reto de dar cobertura al 100 por ciento de sus niños en primaria y secundaria, pero la calidad de los programas de estudio deben reflejarse en mejores conductas, ideas y actitudes de la comunidad estudiantil.
Francisco Díaz Alvarado precisó que el mecanismo para evaluar los aprendizajes de los niños de primero a sexto de primaria es la olimpiada del conocimiento para conocer en qué condiciones transitan en este nivel académico. De igual modo se cuenta con el Prueba Planea que analiza a los niños que saldrán de sexto de primaria y de tercero de secundaria.
Tales resultados permiten conocer las condiciones educativas del Estado de Aguascalientes, de hecho en diciembre próximo se publicarán los resultados de la evaluación de Programa Internacional de Evaluación de los Alumnos (PISA), donde pondrá en evidencia el aprovechamiento de todo el país con respecto al resto del mundo.
Sin embargo todavía falta mucho para levantar bandera blanca al ser fehaciente y contundente de que los alumnos de educación básica comprenden con dominio y perfección la lectura y las matemáticas, y luego que pueden proceder en la secundaria y la preparatoria con mayores niveles de eficiencia.
Los planes y programas de estudio deben adelantarse a la evolución misma que presentan hoy la población infantil y juvenil del país, a fin de ofrecerles una calidad académica eficiente y que potencialice el conocimiento en cada menor de edad, puntualizó.