En los siguientes tres años, la educación superior en Aguascalientes está obligada a evolucionar y alinearse a los requerimientos del mercado laboral, que exige una estrategia interna y de coordinación entre las universidades públicas y privadas, que deben aportar una oferta educativa que convenza a los egresados de preparatoria a profesionalizarse, demandó el director del Instituto de Educación, Francisco Chávez Rangel.
Aseveró que el Instituto tiene el enorme reto de incrementar la capacidad instalada en las universidades de carácter público, si bien las del sector privado tendrán que ajustarse académicamente a las necesidades del sector productivo.
Hoy en día, la ruta a trabajar se centra en la educación superior, sostuvo; al inicio de este sexenio el esfuerzo se centró en ofrecer mayores espacios en el nivel del bachillerato, lo cual ya se conquistó y se atiende a toda la demanda. Si se logra que no deserten estos jóvenes y aumente la eficiencia terminal, crecerá la oportunidad para que ingresen a las universidades.
En este momento, la educación superior en Aguascalientes asciende a 43 mil estudiantes más dos mil de postgrado, distribuidos en 43 instituciones, de las cuales 16 son públicas y 27 son privadas, donde el 73% de la matrícula se concentra en las primeras y sólo el 27% en las segundas, informó.
Aclaró que las universidades privadas tienen matrícula de 14 mil estudiantes en el estado, las cuales tienen capacidad instalada para absorber a más muchachos que deciden continuar con su formación profesional.
El funcionario estatal dijo que el IEA tiene la obligación de ofrecer educación pública y por esa razón se encamina el trabajo para promover la creación de nuevas universidades públicas, no de carácter privado, aunque si alguna decide iniciar operaciones será bienvenida.
Por fortuna, todas las instituciones de educación superior en Aguascalientes están comprometidas con la calidad, pero el compromiso del Gobierno se halla con la educación pública.
Se tienen 4 universidades tecnológicas públicas, una universidad politécnica, tres institutos tecnológicos, la universidad de las artes, la universidad pedagógica nacional, cinco escuelas normales y la Universidad Autónoma de Aguascalientes, las cuales tienen un alto nivel académico y concentran el 73% de la matrícula de la educación superior en la entidad.
Solo el 27% de la matrícula restante se distribuye entre las 27 universidades de carácter privado, las cuales gradualmente han ido perdiendo a estudiantes que optan por otras carreras relacionadas con la tecnología.
Tan sólo la Universidad La Concordia tenía hace 8 años una matrícula de 8 mil estudiantes, pero ahora ha cerrado un campus a causa de que los jóvenes se van ahora a las universidades públicas dada la pertinencia en la oferta educativa.
Otro de los grandes retos es alinear las carreras que se imparten en las universidades privadas al mercado laboral, a lo que esté demandando el sector productivo, sostuvo.
Aclaró que las licenciaturas de corte tradicional siempre serán necesarias en la vida del estado y de la nación, pero invariablemente ahora se necesita alinear la educación con las necesidades del sector laboral. Ejemplificó que Aguascalientes no debería aportar más profesionales en el sector gastronómico, porque aquí este mercado se encuentra cubierto.
De ahí la urgencia de elaborar un plan responsable para impulsar el desarrollo de la educación universitaria en el estado, y por esa razón este Gobierno Estatal deja una educación básica pública planeada y alineada, motivo por el cual ahora debe hacerse lo mismo con la educación superior, puntualizó.