El equipo de robótica de la Universidad Panamericana campus Aguascalientes se coronó como campeón mundial en la RoboCup 2016 en Alemania; refrenda este título en destreza y se consolida como uno los cuatro mejores equipos del mundo.
La casa de estudios ha participado durante seis años en esta competencia y siempre se ha destacado de manera constante como el mejor equipo mexicano; en esta ocasión lo conformaron Luis Daniel Arriaga Esparza y Luis Enrique Magdaleno Muñoz, de la carrera de Ingeniería Mecatrónica; Fernando Dávalos Hernández y Gilberto Castañeda de Ingeniería en Electrónica y Sistemas Digitales; Cinthia Verónica Delgado Calzada de Ingeniería en Innovación y Diseño y José Santiago González Machen, Juan Echavarría Arboleda y Fernando Ochoa Ortiz de la Especialidad en Robótica.
En la competencia internacional RoboCup 2016 en Leipzig, Alemania, 3,500 participantes de 45 países contendieron con más de 1,200 robots en las ligas de soccer, at Home, Rescue, Junior, Deminer, Open Demonstration, Open UAV, Open ROV. Los estudiantes de la Facultad de Ingeniería de la Universidad Panamericana campus Aguascalientes participaron en la liga “RoboCup Major Rescue”, que se introdujo en 2001 como respuesta al gran terremoto que tuvo lugar en Kobe, Japón, con el objetivo de promover la investigación en este campo.
La competencia se concentra en la investigación y desarrollo de robots de rescate, inteligentes y autónomos, que apoyen en zonas de desastre, analizando el ambiente y realizando tareas para encontrar posibles víctimas y preparar mapas de las zonas afectadas. La arena en la que se lleva a cabo la competencia, representa el escenario que podría encontrarse en un ambiente urbano tras, un terremoto o un tsunami.
Los alumnos de la UP participaron con Ixnamiki Nahui (Ixnamiki, en náhuatl significa “buscar personas” y Nahui es el número 4), robot que sabe y realiza exitosamente su labor en el complicado proceso de rescate en derrumbes por terremotos e incluso en casos de inundaciones, donde la gente se queda atrapada en casas y edificios.
El innovador diseño elaborado este año está desarrollado con un sistema integrado que consta de un robot tele-operado, un carro autónomo y cuadricóptero que combinan el trabajo terrestre y aéreo para llegar a zonas de difícil acceso y zonas peligrosas, sin necesidad de arriesgar al personal de rescate.
El operador, a través de la interfaz en una computadora, puede ver en las cámaras y revisar los niveles de bióxido de carbono que identifica si la persona aún sigue con vida; también checa los niveles de temperatura y tiene sensor de movimientos, así como un micrófono y bocina para que el rescatista pueda tener comunicación con las víctimas. Los sistemas permiten generar mapas en 2D para ubicar a las víctimas debajo de escombros.