Unión eterna

Permanecer unidos hasta el final de sus días, amarse, respetarse y ser fieles son las promesas de amor que intercambiaron Moisés Azpeitia López y María Guadalupe Barrón Mares, con motivo de sus esponsales.
El Templo de San Marcos recibió en su altar a la pareja de contrayentes, quienes compartieron con sus seres queridos, la alegría de su matrimonio.
Entre la concurrencia destacó la presencia de Antonio Azpeitia y Elena López, papás de Moisés; José Barrón y Amelia Mares, papás de María Guadalupe, quienes se mostraron orgullosos de ver cómo sus hijos emprendieron un nuevo camino rumbo a su felicidad.
El momento más significativo fue cuando el ministro de la Iglesia exhortó a la pareja a fundar un hogar con bases sólidas y firmes, que logren soportar las adversidades de la vida.
Asimismo, los exhortó a mantenerse unidos a Dios, pidiendo a Él por su felicidad y por un matrimonio eterno.
Al final, la pareja fue declarada como marido y mujer, ante la presencia de sus allegados, quienes a través de cálidos aplausos los felicitaron por su unión.
Más tarde, el Jardín de los Cipreses enmarcó la recepción y el brindis que se llevaron a cabo en honor a los recién casados.