Con una hermosa ceremonia religiosa realizada en el templo de Santa María Reina, el matrimonio conformado por Agustín Molina Hernández y María Elena Moreno Rodríguez, celebró sus bodas de oro.
Como hace medio siglo, la pareja arribó al altar para hacer la renovación de sus votos, esta vez con la destacada presencia de sus hijos, nietos y bisnietos, quienes fueron testigos principales del amor que como matrimonio se profesan.
El sacerdote que presidió su celebración, se congratuló por este ejemplo de vida en pareja, que han demostrado a través de los años, don Agustín y su esposa María Elena, fundando una familia católica perfectamente cimentada en las leyes de Dios, brindando amor y cariño a toda su descendencia.
Todos sus allegados participaron con ellos de la sagrada eucaristía, como una muestra del afecto que tienen hacia esta feliz pareja.
Con todos ellos, también disfrutaron de una amena convivencia familiar, donde cada uno de sus hijos y nietos compartieron un hermoso vals y de una tarde llena de sorpresas y romanticismo.