Unieron sus vidas

Salvador Dueñas Altamira y Nayeli Hernández Vera conformaron una nueva familia, por medio del vínculo matrimonial que recibieron en el altar principal de la Catedral Basílica de Nuestra Señora de la Asunción.
Ante la destacada presencia de sus papás y padrinos, la pareja intercambió sus promesas de amor mutuas, que fueron selladas con el anillo y la bendición del representante de Cristo en la tierra.
El clérigo los invitó a tener a Dios dentro de su matrimonio, como pilar fundamental de esta sagrada unión, para que a lo largo de su vida junta tengan la plena seguridad de que rendirá frutos.
Más tarde, los recién casados protagonizaron una emotiva recepción, en la que fueron festejados por sus familiares y amigos más allegados, de quienes también recibieron enormes felicitaciones y buenos deseos para la prosperidad de su alianza sagrada.