El altar de Dios del templo de San Antonio de Padua fue visitado por Rodolfo Bernal Soto y Anahí Jiménez González para convertirse en marido y mujer hasta que la muerte los separe, realizando así su más grande anhelo.
Al recinto religioso los acompañaron sus papás, Jorge Humberto Jiménez e Irma Yolanda González, así como la señora Susana Soto Soto, mamá del novio, para unirse a las oraciones del pastor de la Iglesia católica.
La hermosa novia, engalanada en su reluciente ajuar blanco, y su ahora esposo en su solemne vestidura, intercambiaron votos de amor, de respeto y fidelidad atestiguando este juramento a Dios, sus padrinos de velación, Esteban Muñoz y Yolis Jiménez.
Las palabras que el oficiante ofreció a la pareja, fueron una invitación para que a partir de ese momento vivan en completa armonía, anteponiendo siempre el amor que se tienen para afrontar sabiamente cualquier dificultad que se les presente en su vida como familia, teniendo siempre a Dios como principal pilar de su hogar.
La Hacienda Vista Hermosa enmarcó la celebración en honor a los recién casados, a la cual acudieron familiares y amigos más cercanos, para brindar por su felicidad, acto que la pareja agradeció profundamente.