La pareja conformada por Jorge Alberto Fernández Martínez y Alma Isabel Gómez Muñoz, ha dado un paso más en su relación al arribar a la Catedral Basílica de Nuestra Señora de la Asunción para llevar a cabo sus esponsales.
Sara Martínez y Ernesto Fernández acompañaron a su hijo en esta fecha memorable, dándole su bendición y llevándolo al altar donde desposaría a su prometida, al frente del cortejo nupcial, seguido por los padrinos de velación, José Murillo y María Leonor Gómez Chávez.
La novia con su hermoso ajuar, hizo su entrada triunfal al lado de sus padres, José Ramiro Gómez Chávez y María Elisa Muñiz Ochoa, con el firme propósito de unir su vida a la de su gran amor.
La pareja escuchó con atención cada frase que el presbítero pronunció en su ceremonia y los conminó a ponerse de pie, una vez que dio comienzo a la parte medular del sacramento.
Mirándose a los ojos, los contrayentes manifestaron su deseo libre y firme de caminar juntos por la senda del matrimonio.
Para ello, pronunciaron sus votos de fidelidad, respeto y amor eterno, quedando consagrados a Dios como cónyuges, hasta que la muerte los separe.

Compartir
Artículo anteriorInicia su juventud
Artículo siguienteBendicen su amor