Así de simple y de drástico es el panorama que tienen los militantes de los partidos ante la definición de las candidaturas, principalmente la de gobernador, por consiguiente, si nadie tiene una bola de cristal es preferible que asuman un comportamiento razonable, ahora y después que se conozca quienes son los postulantes.

Aquí y allá se forman grupos que tratan de aliarse con alguno de los que más se mencionan, confiados en que ese sea el “bueno”, otros prefieren mantenerse a distancia hasta que se tenga la seguridad del que va a ser, pero el ciudadano de a pie, ajeno a los tejemanejes políticos, busca señales y entre que las encuentra se enzarza en discusiones con amigos, familiares o vecinos sobre las cualidades que tiene quien considera de mayores méritos.

Se escuchan comentarios que tal o cual aspirante ya aseguró la candidatura, para ello se dan testimonios (que no se pueden probar) sobre reuniones que hubo en la capital del país y hasta se aventuran a dar nombres de los que asistieron, por lo que piden que se unan a la causa, lo que no pasa de ser un deseo ferviente de que suceda, porque si algo está concretado solamente lo sabe el dirigente nacional del partido y el elegido, con la obligación de guardar la información hasta que se haga oficial.

Presuntamente, con este juego de las adivinanzas, se pretende presionar para que la balanza se incline a favor del que tiene un equipo de precampaña –que se propala como una señal de que este arroz ya se coció -, pero si se reflexiona se podrá evidenciar que los demás hacen lo mismo, de manera que la única diferencia radica en la elocuencia que tenga cada quien para tratar de ampliar el séquito.

Lo que poco se menciona pero que es una verdad insoslayable, es que en la ciudad de México se resuelven las candidaturas, es ahí, en las oficinas nacionales de cada partido, donde se dispone lo necesario y que luego se anuncia en la entidad para que militantes y simpatizantes lo tengan como el próximo redentor social.

En estas condiciones lo mejor es mantenerse unidos y esperar informes del CEN, de lo contrario el fracaso estará anunciado desde el día que arranque la campaña.

A la vista están Lorena, Miguel, Martín, Juan Antonio, Fernando y Angélica, de los cuales sólo dos o tres de ellos serán los que encabecen las fórmulas de sus respectivos institutos políticos, por ende lo mejor que pueden hacer sus seguidores es no apasionarse, ni romper lanzas con compañeros de partido que tienen otra preferencia. Inclusive, los aspirantes deben mantener la serenidad y en caso de no salir “palomeados” unirse a la compañera o compañero que pudo franquear la aduana.

En política partidista tiene que haber alteza de miras y en ello deben estar comprometidos todos los que son parte activa o simplemente votan, lo cual permitiría que esta tarea se eleve hacia nuevos planos en beneficio de toda la sociedad, que independientemente de colores y siglas debe ser más igualitaria y de mayor concordia, en donde cada habitante confíe en su futuro y que habrá otras condiciones de vida.

EL QUID DE LA EVALUACIÓN

Una república democrática se rige por el imperio de la ley y no por el imperio de los hombres, cuyos gobernantes están obligados a proteger los derechos fundamentales y las libertades civiles de los ciudadanos, que deben confiar plenamente en el Estado de derecho.

En función de lo anterior resulta irrazonable generar un debate sobre si se debe o no publicar los resultados de la evaluación docente. Para quienes exigen que así sea lo fundamentan en que es de “interés público” por lo que la sociedad debe conocer la calificación que recibieron y en caso de ser “insuficiente” obligaría con la difusión a mejorar el nivel profesional.

Frente a esa postura están los que exigen que se preserve la información ya que hacerlo es generar un juicio público y provocar serios problemas con alumnos y padres de familia, que en caso de alguna dificultad tendrían una forma para tomar el desquite. También ocasiona mayor rechazo a la evaluación lo que sería desacertado para los fines que se pretenden con la reforma educativa.

Existe la certeza que el movimiento de algunas agrupaciones en contra del magisterio tiene como raíz socavar al gremio más representativo y respetado de México, por lo que se han difundido leyendas sobre los “altísimos” sueldos y prestaciones que devengan, cuando la realidad es que su ingreso no rebasa los cuatro salarios mínimos, lo cual se puede comprobar con el talón de pago. Asimismo se afirma que trabajan de cinco a seis horas, sin tomar en cuenta el tiempo que se llevan en preparar las clases y revisar las tareas, por citar lo básico de su labor, a lo que hoy se agrega el estudio que deben hacer para la evaluación.

Para el consejero del Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación, Eduardo Backhoff Escudero, “la evaluación docente proporciona la oportunidad de ayudar a los maestros a mejorar el ejercicio de su profesión. Este propósito se ve comprometido si la gente ve la evaluación como un tema de consumo público, más que como una herramienta de mejora educativa. La definición de qué postura tomará México al respecto deberá ser meditada y analizada cuidadosamente, tomando en cuenta el fin último de la reforma y las experiencias de otros países”.

INSISTEN EN LA VÍA CORTA

Mientras que en esta entidad todo indica que ya le dieron vuelta a la página, en Jalisco los empresarios no quitan el dedo del renglón para que se construya el tramo ferroviario que hace falta para unir directamente Guadalajara con Aguascalientes, programa que ha sido aplazado por el recorte en el gasto federal.

Es una obra que tiene más de 40 años sin que se concrete y que en 2015 se anunció para el presupuesto de este año, pero finalmente quedó fuera aunque con el compromiso que si las condiciones económicas mejoran se iniciará en 2017.

Como se ha comentado Con Usted, la vía corta Encarnación de Díaz-El Castillo y el libramiento ferroviario de Celaya, que conectaría directamente con la capital jalisciense, permitiría que los trenes recorran 195 kilómetros, con un ahorro de 12 horas, en lugar de 486 kilómetros que actualmente cubren al tener que rodear hasta La Piedad, Michoacán, e Irapuato, Gto., para llegar a Guadalajara y de ahí a Manzanillo.

El beneficio de tiempo sería a favor de las actividades económicas que hay entre ambos estados y contribuirán enormidades para llevar los vehículos de las armadoras de Aguascalientes al puerto de Manzanillo y de ahí a diferentes países, a la vez que dinamizaría el intercambio comercial.

Los hombres de negocios de Jalisco están vigilantes para que no quede en un algún cajón el programa que estaba a punto de fructificar, sino que se tenga como una prioridad de la Presidencia de la República y en especial de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT), para ello requieren que los gobiernos de los dos estados mantengan el interés y de esta manera pueda puntualizarse el enlace corto que por más de cuatro décadas ha estado en el olvido y que hoy no quieren que suceda lo mismo.