Unen vida y corazones

Dispuestos a fundar su propia familia, Fernando Franco Díaz y Mariela González Vega, arribaron a la casa de Dios para ser bendecidos mediante el sacramento del matrimonio.
La parroquia del Señor de El Encino enmarcó los esponsales de los jóvenes, quienes compartieron el inolvidable momento con sus respectivos familiares y amigos.
Entre la concurrencia destacó la presencia de los señores Salvador González Jiménez y María Guadalupe Vega Jiménez, papás de Mariela; así como José Abel Franco Alba y Socorro Díaz Esparza, papás de Salvador.
Después de escuchar el mensaje del ministro de la iglesia, los contrayentes se tomaron de la mano y frente a la imagen del Creador, manifestaron su deseo de unirse en matrimonio, por lo que prometieron amor, respeto y fidelidad hasta que la muerte los separe.
El sacerdote derramó sobre ellos infinitas bendiciones deseándoles la mayor de las dichas en esta nueva etapa de su vida.
Finalmente, los invitó a ser ejemplo de unión para las futuras parejas, encomendándoles que su matrimonio sea construido con bases sólidas y firmes que logren soportar las adversidades de la vida cotidiana.