Se juraron amor para toda la vida, los ahora esposos Verónica del Rocío Cervantes López y David Lupercio Urzúa.
La Catedral Basílica de Nuestra Señora de la Asunción, fue el recinto religioso que enmarcó la unión entre esta pareja y en señal de aprobación para que se llevara a cabo esta alianza de marido y mujer, fueron acompañados por sus respectivas mamás, Angelina Urzúa Díaz y Silvia López de Luna.
Al dirigirse a los contrayentes, el presbítero les expresó su congratulación por haber llegado al altar de Dios con el objetivo de consagrar su amor al sacramento del matrimonio, y elegirlo como principal cimiento para la formación de este nuevo hogar católico.
Al pronunciar sus votos la pareja juró respetarse, y estar uno con el otro tanto en los días más felices, en la salud y en la enfermedad.
Para celebrar este importante acontecimiento, el Jardín de Fátima, fue el lugar ideal para compartir esos inolvidables momentos de su boda, al lado de sus seres queridos.