Las zonas de mezquitales del estado presentan las principales afectaciones por plagas, cuyos efectos más notorios son el daño ocasionado en casi el 10% de sus ejemplares por una especie menor de gusano barrenador apenas detectado en este año.
El delegado de la Comisión Nacional Forestal, Vicente Díaz Nuñez, reveló que esta plaga fue reportada por el Instituto Nacional de Investigación Forestal, Agrícola, y Pecuaria (INIFAP) en Aguascalientes, sobre el que ya se trabaja en conjunto para su monitoreo y control.
Detalló que la infestación del insecto se considera endémica, pero se tiene supervisión con la finalidad de evitar que haya una propagación mayor, que llegue a provocar daños mayores.
Expuso que en este momento el diagnóstico es de normalidad con una población baja que está vigilándose en caso de que requiera aplicarse un tratamiento especial para su combate.
El funcionario resaltó que los mezquitales representan la mayor extensión forestal con la que cuenta el estado, para lo cual se han enfocado recursos para manejo fitosanitario. mediante un convenio firmado con la Secretaría de Desarrollo Rural y Agroempresarial.
Detalló que este convenio implica la inversión de un millón 160 mil pesos de manera inicial que será distribuido para acciones de prevención y control de manera prioritaria en el área natural protegida de la Sierra Fría, la Sierra del Laurel y finalmente los mezquitales del estado.
Explicó que este convenio está enfocado en el combate a plantas parásitas, que ocasionan daños de manera focalizada a los mezquites que se ven afectados por la “motita”, así como henos, y musgos.