Analine Cedillo 
Agencia Reforma

El puente peatonal colgante más largo de Japón, Mishima Sky Walk, ya está abierto al turismo.
Situado cerca de la ciudad de Mishima, en la prefectura de Shizuoka (al suroeste de Tokio), el  puente regala novedosas vistas panorámicas del Monte Fuji -Patrimonio Mundial de la Humanidad desde 2013-; de la bahía de Suruga y de la península de Izu.
La flamante atracción fue abierta la semana pasada, y el costo de su construcción, de acuerdo con información de la Oficina Nacional del Turismo Japonés, fue de poco más de 33 millones de dólares.
Mishima Sky Walk mide 400 metros de largo, cuelga a 70.6 metros en su punto más alto y tiene 1.6 metros de ancho, lo que permite que fácilmente quepan dos sillas de ruedas.
El costo de los boletos para un recorrido de ida y vuelta, que dura aproximadamente una hora, es de mil yenes por adulto (unos 142 pesos). La atracción está disponible todos los días de las 9:00 a las 17:00 horas. La última entrada es a las 16:30 horas.
Para llegar desde Tokio hay que dirigirse desde la estación de Tokio hasta la estación Mishima a bordo del tren bala o Shinkansen. El trayecto es de aproximadamente dos horas.
Desde la estación de Mishima se puede abordar un taxi o un autobús hasta el puente; el tiempo de recorrido es de aproximadamente 20 minutos.
La construcción, proyectada por la compañía de entretenimiento Fujiko Corp., comenzó en 2012. Posteriormente, cerca del puente se abrirán plataformas de observación, cafeterías y tiendas.
La compañía espera que el complejo atraiga la visita de 1.8 millones de personas al año.