A partir de ayer el gas LP cuesta más barato, disminuyó un 10% en los precios máximos, pero este gusto les durará a las familias mexicanas menos de medio año, pues el anuncio hecho desde el Gobierno Federal el pasado fin de semana, aclara que a partir del primer día del 2017, se liberarán los precios del combustible, por lo que podría registrarse un aumento aún mayor, y se especula un posible desabasto.
Al respecto, los gaseros señalan que lo que se está tratando de hacer es ajustar el precio de acuerdo a la Ley de la Oferta y la Demanda, por lo que no debe haber temor en los consumidores, ya que no será opción ofrecer el producto a un precio desmedido, frente a un costo accesible de la competencia, señaló el presidente del Consejo de Administración de Central de Gas, Pedro Gutiérrez Romo.
“Fue una decisión de Gobierno tener el precio controlado, porque es un producto de primera necesidad; sin embargo, ahora que viene el Tratado de Libre Comercio, la Reforma Energética y Económica, la intención del Gobierno es que a partir del primero de enero del año que entra, dejar libre el precio”, indicó.
El empresario resaltó que la primera intención del Gobierno es adecuar el precio del gas LP a como está el mercado; reducirlo a un costo más lógico, de acuerdo a las leyes del mercado. Agregó que la importación ya empieza a hacerse de parte de algunas empresas a fin de comprar un gas más bajo, y comercializarlo en México de acuerdo a lo autorizado.
“Con ello se obtiene una ganancia superior; eso es relativo porque cada quien compra donde le conviene, y hay un precio tope; por ejemplo habemos quienes tenemos descuentos desde hace años, sobre todo a quienes nos compran de mayoreo, la Ley no nos impide hacer eso, todo mundo puede dar descuentos o crédito, lo que sí tenemos es un precio tope, controlado para beneficio de la gente; ahora que le bajaron el 10%, queda el precio máximo en 11.55 el kilogramo”, subrayó.
Gutiérrez Romo resaltó que todo ello se traducirá en beneficios para el consumidor final, además de que no debe especularse o generar temor un posible desabasto del combustible, pues aseguró que hace años que no ocurre una situación similar, y si bien el tema de inseguridad en las carreteras ha provocado este tipo de casos con la distribución de la gasolina, en la zona de nuestro estado el clima de paz prevalece.
“El desabasto tiene muchísimos años que se acabó, yo empecé a manejar esta empresa en el 85, en esos tiempos sí había ese problema, pero últimamente, hace años que no se da, aun en épocas de invierno; si hubiera escasez de gas, la Ley Económica permitiría que lo diéramos más caro. En Aguascalientes es muy complicado que se den riesgos por inseguridad, aunque no estamos exentos, por delincuentes que de forma ilegal impiden el paso”, enfatizó.