Cirze Tinajero
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO 2-Abr.- El itinerario de un viajero de negocios solía ser muy estricto: junta por la mañana, firmar contratos importantes por la tarde y pedir room service para cenar.
Conocer algo más que una oficina, el hotel y aeropuerto del destino parecía imposible; sin embargo, cada vez son más los viajeros que se olvidan del traje para consentirse un poco y visitar algún museo, espectáculo, restaurante en boga del sitio en el que se encuentran.

Los itinerarios flexibles
La tendecia representa menos del 10 por ciento de todos los viajes de negocios, pero va la alza, dee acuerdo con Gabriela Aceves, directora de ventas y marketing para México y Costa Rica de CWT Travel Management Institute, empresa especializado en gestión de viajes de negocios y reuniones en más de 150 países,
“Las empresas están considerando la posibilidad de añadir algunos beneficios a sus viajeros mediante la adición de actividades de tiempo libre en sus programas de viaje de negocios”, comparte Aceves.
En 2015 los viajes de negocios en México, informó hace dos semanas el Consejo Mundial de Viajes y Turismo (WTTC por sus siglas en inglés), representaron el 9.8 por ciento de todas las travesías nacionales e internacionales que se realizaron desde el país.
Esta cifra implicó más de 208 mil millones de pesos.
Para este año, la institución que agrupa a líderes y empresarios de la industria de viajes y turismo, preve que los viajes de negocios crezcan un 5.6 por ciento; mientras que de los viajes de placer sólo se visualiza un aumento del 3.6 por ciento.

Los destinos
No sólo la Ciudad de México atrae viajeros de negocios, por todo el país se desarrollan diferentes sectores.
“En el Bajío se encuentra la industria automotriz. Monterrey es líder en el ámbito aeroespacial, de electrodomésticos y software.
“Guadalajara ha desarrollado una gran industria de integración de tecnología, así como comercio. Mientras la Riviera Maya y Cancún ofrecen un excelente alojamiento para las pequeñas o grandes convenciones nacionales e internacionales”, explica Aceves.
Si bien es importante el desarrollo de alguna industria para que el viajero de negocios arribe, se necesitan otras facilidades, asegura Luis Menchaca, consultor de viajes Virtuoso.
“Resulta importante la conectividad aérea, que la ciudad cuente con hoteles de calidad en la que este tipo de viajero se sienta contento.
“Centros de convenciones e incluso que haya una buena oferta gastronómica; muchos empresarios si no tienen tiempo de ir a algún recorrido o museo, por lo menos sí quieren comer rico”, explica Menchaca.