Las empresas de pastas dentales atraían a sus pequeños clientes incluyendo en sus empaques a ositos, súper héroes o princesas, ahora optan por los saborizantes, lo que resulta perjudicial para los niños, ya que al tragarlas corren el riesgo de que al perder los dientes de leche, los permanentes salgan manchados, advirtió la presidenta del Colegio de Cirujanos Dentistas de Aguascalientes, Jovita Romero Casanova, quien recomendó a los padres de familia supervisar a los menores de seis años cuando se laven su boca.
Señaló que las pastas dentales para poder cumplir su función están hechas con flúor, sustancia que puede dañar el esmalte de los dientes si se traga, y suele ser más perjudicial para menores de 6 años.
La especialista refirió que sí es necesario que los niños cepillen sus dientes con pasta dental, sin embargo, deben ser supervisados por sus padres para que no la traguen, además de que la cantidad que se coloque en el cepillo debe de ser del tamaño de un chícharo.
“Algunos papás creen que lo mejor es que no usen pasta, pero el problema es la cantidad, o el sabor, los niños no deben tragársela, pues sus dientes permanentes saldrán con manchas”, destacó Romero Casanova.
De igual forma, dijo que preferentemente el agua que se use para lavar los dientes debe ser purificada y no del grifo, es decir, del garrafón.
Consideró que algunas empresas incluyen en sus productos imágenes que resulten agradables para los menores y esto haga que los niños gusten de lavarse los dientes, sin embargo, dijo que si el sabor del producto se modifica puede ser que los niños se la coman, lo que no es nada recomendable; “si sólo es el empaque, está bien, los niños verán lavarse los dientes como algo divertido, sin embargo, cuando el sabor es a chicle o alguna golosina, el niño se la comerá y esto hará que sus dientes tengan manchas”, explicó.