David Loji
Agencia Reforma

El TTS es la versión más deportiva del coupé pequeño y personal de Audi, es decir el TT. Ofrece más de todo: Potencia, manejo, acabados interiores y estilo exterior.
El motor de 4 cilindros turbo de 2.0 litros tiene modificaciones que aumentan su potencia a 285 hp y su torque a 280 libras-pie.
Acelera de 0 a 100 Km/h en 4.6 segundos y su velocidad máxima está gobernada electrónicamente hasta los 250 Km/h. Es un motor muy fuerte, con una amplia reserva de poder y un enorme gusto por aumentar sus revoluciones.
Sin embargo, los niveles de vibración son reducidos; el turbo tiene un funcionamiento gradual, siendo uniforme y sin retardo en su entrega de “boost” o refuerzo.
En la modalidad deportiva el acelerador se vuelve más sensible y el sistema de escape tiene un mayor flujo para mejorar el desempeño, además resulta más sonoro, pues se abren dos alerones en el silenciador.
El Audi TTS tiene sistema de tracción integral Quattro, que además de proteger a los usuarios del auto en caminos resbaladizos, convierte al auto en un divertido cómplice cuando se desea conducir con rapidez.
Se complementa con sistema de diferencial autobloqueable, al igual que “torque vectoring” (de distribución variable de torque a las ruedas de acuerdo a las necesidades) para dar por resultado un manejo asombroso.
Aunque la tracción integral del TTS se basa en un sistema de propulsión por las llantas delanteras, al conducir con prisa el auto se comporta como uno de tracción trasera, lo que vuelve más divertido su manejo.
El interior es una espléndida base de operaciones, pues su diseño y atmósfera son impecables. Los materiales son de excelente calidad, lo cual es típico de las cabinas de Audi.
La ejecución tiene muchos detalles exquisitos, como el diseño de los controles de aire acondicionado y la excepcional pantalla de instrumentación de alta resolución.
Nuestra unidad de prueba TTS asombró por su tapicería hecha de piel fina y con costuras en elegante diseño tipo diamante, digno de autos más costosos. Su aroma fue un deleite, al igual que su suavidad.
A pesar de que la línea exterior es baja, las ventanas laterales parecen más altas que en generaciones previas de este auto con lo que entra más luz a la cabina y el interior se ve más espacioso e iluminado.
El interior es tipo 2+2, con lo que los asientos son para niños o personas de baja estatura. Esto convierte al TTS en un auto apropiado para familias jóvenes, pues puede transportar dos niños pequeños y de manera indiscutible, tiene mejor manejo y estilo que una camioneta. O al menos es uno de los argumentos con los que el interesado en este auto puede convencer a su pareja de que le permita comprarlo.