El Ballet Folklórico de Amalia Hernández, cerró con broche de oro las festividades culturales y artísticas, con motivo del 441 aniversario de la ciudad de Aguascalientes, con un gran despliegue de algarabía, matices, tradición y coreografías al ritmo de la música mexicana.
El escenario principal se vistió de gala con la presencia de los bailarines que conforman una de las agrupaciones más imponentes del folklor, destacando la presencia entre la multitud del alcalde capitalino Juan Antonio Martín del Campo y de su esposa María Elena Muñoz.
Con coloridas indumentarias que incluyeron enormes faldas con estampados florales, adornos que resaltaban en el caso de las mujeres, su gran belleza y en los hombres su galanura, fueron complementados con los zapatos de tacón, que hicieron sonar a la perfección el escenario con sus tradicionales zapateados, desplazándose de un lado a otro, logrando una simetría multicolor espectacular.
Estados de toda la República Mexicana fueron representados con sus trajes típicos y por supuesto sus originales sones, que plasmaron los artistas con gran ímpetu durante toda su exposición.
Ante un público que se vio reunido en la plaza central para despedir las festividades locales, los bailarines se mostraron una enorme alegría que logró contagiar con ese entusiasmo que los caracteriza a toda la concurrencia, muchos de ellos de pie disfrutaron de una velada musical, moviéndose y sintiendo sus raíces.
Sin dejar de lado la fiesta, los artistas bajaron de escenario para hacer participar con su danza al público, dándole ese toque diferente al espectáculo que sin duda los habitantes de la gente buena gozaron a plenitud.
Las enormes figuras coloridas paradas en zancos, llenaron de fulgor la plaza principal, acto con el que cerraron una semana de intensa actividad artística y cultural en toda la capital.
Los fuegos artificiales hicieron lo propio, bañando de luz a toda la Exedra y celebrando un año más de la fundación de la tierra de la gente buena.