David Loji
Agencia Reforma

La versión GT4 del Porche Cayman es muy especial, pues cuenta con componentes del chasis del 911 GT3, que es uno de los autos más extremos de la marca.
Gracias a estas modificaciones, el manejo del GT4 es el mejor de todas las variantes de la familia Cayman, pues contar con componentes de la suspensión del GT3 es como si hubiera recibido trasplantes biónicos.
Esta versión tiene el motor de seis cilindros horizontales de 3.8 litros derivado del que se usa en el 911 Carrera S.
Su potencia de 385 caballos le permite acelerar de 0 a 100 Km/h en 4.4 segundos y alcanzar una velocidad máxima de 295 Km/h.
Es un auto muy purista en su enfoque, ya que la única transmisión disponible es manual de seis velocidades; es decir, no está disponible la PDK con doble embrague.
El chasis se basa en componentes del 911 GT3 y tiene una reducción de altura de 3 cm con respecto al Cayman básico.
La entrevía es 1.3 cm más ancha y tiene amortiguadores, al igual que barras estabilizadoras, ajustables.
El Cayman GT4 se distingue en su exterior por contar con tres tomas de aire delanteras y un alerón trasero fijo que generan carga aerodinámica para aumentar la estabilidad a alta velocidad.
El interior tiene asientos deportivos con tapicería de piel y Alcántara. El volante es de menor diámetro.
Cómo equipo opcional se ofrecen frenos con discos cerámicos, asientos con armazón de plástico reforzado con fibra de carbón y el paquete Sport Chrono.